Podcasts de historia

Jimmy Carter gana el Premio Nobel de la Paz

Jimmy Carter gana el Premio Nobel de la Paz



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El 11 de octubre de 2002, el ex presidente Jimmy Carter ganó el Premio Nobel de la Paz "por sus décadas de incansable esfuerzo por encontrar soluciones pacíficas a los conflictos internacionales, promover la democracia y los derechos humanos y promover el desarrollo económico y social".

Carter, un agricultor de maní de Georgia, sirvió un mandato como presidente de Estados Unidos entre 1977 y 1981. Uno de sus logros clave como presidente fue mediar en las conversaciones de paz entre Israel y Egipto en 1978. El Comité Nobel había querido darle a Carter (1924-) el premio ese año por sus esfuerzos, junto con Anwar Sadat y Menachim Begin, pero un tecnicismo se lo impidió: no había sido nominado en el plazo oficial.

Después de dejar el cargo, Carter y su esposa Rosalynn crearon el Centro Carter con sede en Atlanta en 1982 para promover los derechos humanos y aliviar el sufrimiento humano. Desde 1984, han trabajado con Habitat for Humanity para construir hogares y crear conciencia sobre la falta de vivienda. Entre sus muchos logros, Carter ha ayudado a combatir enfermedades y mejorar el crecimiento económico en países en desarrollo y se ha desempeñado como observador en numerosas elecciones políticas en todo el mundo.

Los primeros premios Nobel, premios establecidos por el industrial sueco Alfred Nobel (1833-1896) en su testamento, se entregaron en Suecia en 1901 en los campos de la física, la química, la medicina, la literatura y la paz. El Premio Nobel de Economía se otorgó por primera vez en 1969. Carter fue el tercer presidente de Estados Unidos en recibir el premio, valorado en 1 millón de dólares, después de Theodore Roosevelt (1906) y Woodrow Wilson (1919). El ex presidente Barack Obama ganó en 2009.

LEER MÁS: Cómo Jimmy Carter logró un acuerdo de paz duramente ganado entre Israel y Egipto


Jimmy Carter gana el Premio Nobel de la Paz - HISTORIA

El comité de cinco miembros eligió al Sr. Carter por "décadas de esfuerzos incansables para encontrar soluciones pacíficas a los conflictos internacionales, promover la democracia y los derechos humanos y promover el desarrollo económico y social".

Aunque Carter no ha criticado abiertamente la política del presidente George W. Bush sobre Irak, el premio del viernes "debería interpretarse como una crítica a la línea que ha adoptado la actual administración", dijo el presidente del comité, Gunnar Berge.

"Es una patada en la pierna para todos los que siguen la misma línea que Estados Unidos", dijo Berge.

En su declaración de aceptación, Carter dijo que estaba "profundamente agradecido" por el honor.

"Este honor sirve de inspiración no solo para nosotros, sino también para las personas que sufren en todo el mundo, y lo acepto en su nombre", dijo.

El ex presidente de Estados Unidos también pidió mayores esfuerzos para promover la paz y la justicia.

"La gente en todas partes comparte el mismo sueño de una comunidad solidaria que evite la guerra y la opresión", dijo.

Al anunciar la decisión, el Comité Nobel dijo que durante su presidencia de 1977 a 1981, la "mediación de Carter fue una contribución vital a los Acuerdos de Camp David entre Israel y Egipto, en sí mismo un logro lo suficientemente grande como para calificar para el Premio Nobel de la Paz".

"En un momento en que la guerra fría entre Oriente y Occidente todavía era predominante, puso un renovado énfasis en el lugar de los derechos humanos en la política internacional".

Carter es el tercer presidente de Estados Unidos en recibir el Premio Nobel de la Paz, después de Woodrow Wilson y Theodore Roosevelt.

Recibirá el premio en una ceremonia en el Ayuntamiento de Oslo el 10 de diciembre, aniversario de la muerte del creador del premio, el industrial sueco, e inventor de la dinamita, Alfred Nobel.

Este año se presentó un récord de 156 candidatos para el premio, incluido el presidente afgano Hamid Karzai, los disidentes y la estrella de rock irlandesa Bono.

Organizaciones como el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y el tribunal de crímenes de guerra de la ONU en La Haya también participaron.

El Comité también consideró nominaciones para el Ejército de Salvación, las Madres de Tiananmen, una red de mujeres que perdieron parientes en la masacre de 1989 en Beijing, y el patriarca ecuménico Bartolomé, líder espiritual de los cristianos ortodoxos.


¿Qué y rsquos el Premio Nobel de la Paz?

Alfred Nobel era un hombre de muchas disciplinas, incluidas la ciencia, la invención, el espíritu empresarial, la literatura y la paz. Cuando falleció en 1896, dedicó su testamento a premiar a quienes han sido figuras destacadas en estos campos. Como resultado, en 1900, se estableció la Fundación Nobel y se convirtió en la organización responsable de otorgar los Premios Nobel.

Según Alfred Nobel & rsquos, el Premio Nobel de la Paz se otorgará a quienes tengan & ldquodone el mayor o el mejor trabajo por la fraternidad entre naciones, por la abolición o reducción de los ejércitos permanentes y por la celebración y promoción de congresos de paz. & Quot;

El Premio Nobel de la Paz es un premio internacional que otorga cada año el Comité Nobel de Noruega. La ceremonia de premiación tiene lugar anualmente el 10 de diciembre, fecha en la que falleció Alfred Nobel. El premio suele incluir una medalla, un diploma personal y un premio en metálico.

Medalla del Premio Nobel de la Paz de Woodrow Wilson. Imagen proporcionada por la Biblioteca del Congreso.


Jimmy Carter gana el Premio Nobel de la Paz

OSLO, Noruega - El ex presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, ganó el viernes el Premio Nobel de la Paz "por sus décadas de incansable esfuerzo para encontrar soluciones pacíficas a los conflictos internacionales, promover la democracia y los derechos humanos y promover el desarrollo económico y social".

El Comité Noruego del Nobel citó la "contribución vital" de Carter a los Acuerdos de Camp David entre Israel y Egipto y sus esfuerzos en la resolución de conflictos en varios continentes y la promoción de los derechos humanos después de su presidencia.

"En una situación actualmente marcada por amenazas del uso del poder, Carter se ha mantenido fiel a los principios de que los conflictos deben resolverse en la medida de lo posible mediante la mediación y la cooperación internacional basadas en el derecho internacional, el respeto de los derechos humanos y el desarrollo económico, "decía la cita.

El premio tiene un valor de $ 1 millón.

"No creo que haya ninguna duda de que el Premio Nobel en sí alienta a la gente a pensar en la paz y los derechos humanos", dijo Carter.

"Cuando estaba en la Casa Blanca era un hombre bastante joven y me di cuenta de que tal vez tendría 25 años más de vida activa", dijo Carter, y agregó que decidió "capitalizar la influencia que tenía como ex presidente de la nación más grande del mundo y decidió llenar los vacíos ".

El secreto comité de cinco miembros tomó su decisión la semana pasada después de meses de deliberaciones secretas mientras buscaba el mensaje correcto para un mundo todavía aturdido por los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, la guerra contra el terrorismo que siguió y la preocupación por una posible Ataque militar estadounidense contra Irak.

El premio del año pasado fue compartido por las Naciones Unidas y su secretario general, Kofi Annan.

El anuncio del premio de la paz coronó una semana de premios Nobel, con los premios de literatura, medicina, física, química y economía ya anunciados en la capital de Suecia, Estocolmo.

El comité noruego del Nobel recibió un récord de 156 nominaciones (117 personas y 39 grupos) antes de la fecha límite del 1 de febrero. La lista permanece secreta durante 50 años, pero quienes nominan a veces anuncian su elección.

Muchos nominados conocidos, incluido el ex alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani, reflejaron los ataques terroristas de 2001 en Estados Unidos y sus secuelas.

El presidente Bush y el primer ministro británico Tony Blair fueron nominados, pero sus posibilidades de ganar parecían dudosas en un momento en el que están preparados para lanzar un ataque militar contra Irak.

El primer Premio Nobel de la Paz, en 1901, honró a Jean Henry Dunant, el fundador suizo de la Cruz Roja.

Los premios fueron creados por el industrial sueco Alfred Nobel en su testamento y siempre se entregan el 10 de diciembre, el aniversario de su muerte en 1896.

Los Nobel de este año comenzaron el lunes con el nombramiento de los ganadores del premio de medicina, el estadounidense H. Robert Horvitz y los británicos Sydney Brenner y John E. Sulston, por su investigación innovadora sobre el crecimiento de órganos y la muerte celular, un trabajo que ha abierto nuevas vías para tratar el cáncer, los accidentes cerebrovasculares y otros. enfermedades.

El premio de física fue el martes para Masatoshi Koshiba, de Japón, y los estadounidenses Riccardo Giacconi y Raymond Davis Jr. por usar algunas de las partículas y ondas más oscuras de la naturaleza para aumentar la comprensión del universo.

El miércoles, el premio de economía fue para los estadounidenses Daniel Kahneman y Vernon L. Smith por ser pioneros en el uso de la economía psicológica y experimental en la toma de decisiones. Ese mismo día, el estadounidense John B. Fenn, Koichi Tanaka de Japón y Kurt Wuethrich de Suiza recibieron el premio de química por hacer funcionar dos técnicas de laboratorio existentes para moléculas grandes como las proteínas.

Imre Kertesz, un húngaro que sobrevivió a Auschwitz cuando era adolescente, ganó el premio de literatura el jueves por escribir que "defiende la frágil experiencia del individuo contra la bárbara arbitrariedad de la historia", dijo la Academia Sueca.


Tenemos tres perspectivas sobre el Sr. Carter, el pacificador. Zbigniew Brzezinski fue asesor de seguridad nacional del presidente Carter y estuvo a su lado durante las negociaciones de Camp David. El historiador Douglas Brinkley es autor de un libro sobre los años posteriores a la Casa Blanca de Carter, "The Unfinished Presidency". Y Marshall Frady cubrió al Sr. Carter en Georgia y ha escrito varios libros sobre las figuras políticas del sur y del sur.

Bueno, en la mención del Nobel del comité, una de las primeras cosas que mencionan, Zbigniew Brzezinski, es el acuerdo de Camp David. ¿Qué fue esencial para que Jimmy Carter fuera el tercer miembro de esa negociación de tres esquinas?

ZBIGNIEW BRZEZINSKI:

Bueno, era esencial. Realmente era esencial. Sin él, no habría habido acuerdo. Sin duda, de diferentes maneras, tanto Sadat como Begin se dieron cuenta de que podían lograr algún interés estratégico acomodándose, pero estaban tan separados y eran tan antagónicos entre sí que sin la persistencia, la dedicación y la comprensión de los problemas de Carter. sobre todo, perseverancia, voluntad de presionar a ambos, no habría acuerdo.

Él era esencial. Él fue el verdadero artífice de ese acuerdo de paz y debo decir que un año más tarde, cuando le informé como lo hacía todas las mañanas, temprano en la mañana, llegué a mi oficina y escuché que Sadat y Begin recibió el Premio Nobel de la Paz pero no Carter, estaba indignado. Entonces fui la primera persona que lo vio y recuerdo que hasta el día de hoy entró en esa oficina y él estaba sentado en el sillón junto a la chimenea en la Oficina Oval, leyendo la historia del "New York Times". Y estaba enfermo del estómago, estaba tan furioso. Y le hablé de eso. Y estaba sereno, melancólico, pero creo que estaba herido. Y esta es una compensación maravillosa y un premio realmente justificado. Estaba tan feliz esta mañana como si fuera algo que me involucrara directamente. Es realmente genial. Es agradable estar en su programa, la primera vez que no se habla de una crisis internacional, sino de algo que, en un sentido humano, es verdaderamente reconfortante.

Douglas Brinkley, ¿qué tiene la personalidad de Jimmy Carter que lo hizo esencial en Camp David?

DOUGLAS BRINKLEY:

Su tenacidad. No quería darse por vencido ni ceder a nada. En un momento, incluso pudo tener a Begin contra la pared, esencialmente sin dejarlo ir cuando quería irse. Y su verdadera creencia de que se puede tener paz en el Medio Oriente, y ha continuado ese proceso durante su post-presidencia, utilizando el Centro Carter como su base.

Le oímos citar a San Pablo durante esa entrevista. Ese tipo de cosas parecen salir de él con más facilidad que la mayoría de las figuras públicas de nuestra historia y de nuestra política contemporánea. ¿Auténtico? ¿Estudió? ¿Qué es?

DOUGLAS BRINKLEY:

Es muy genuino. Jimmy Carter no lleva su religión en la manga. Está en su corazón. Cuando estaba investigando y escribiendo sobre él, me di cuenta de que cuando estaba en la Marina, y mucha gente no se da cuenta, Carter ha tenido la segunda carrera militar más larga de cualquier presidente en este siglo después de Dwight Eisenhower y ndash que él sostendría la Biblia. clases cuando estaba en la Marina. A veces, cuando otros hombres estaban de permiso, él estaba allí y hablaba sobre el cristianismo y Cristo. Entonces, la religión es una gran parte de su vida. En muchos sentidos, es un misionero bautista. Y recuerde que su madre, la señorita Lillian, trabajaba en el Cuerpo de Paz para ayudar a las personas con lepra. Y también heredó esa tradición de ella.

Así que creo que es una combinación de su inteligencia fundamental, su tenacidad y la vida espiritual, Dios y Cristo significan mucho para Jimmy Carter. Y estoy muy contento, como el Sr. Brzezinski, de que finalmente haya recibido este premio. Pensé que lo habría conseguido en 1994. Cada año está en la lista corta. Y había llegado el momento. Espero que esté disfrutando de este gran, gran honor. Ahora creo que se une a Woodrow Wilson y Theodore Roosevelt como uno de los tres presidentes ganadores del Premio Nobel de la Paz y tal vez no sea visto con presidentes de media ceja o de baja ceja. Hoy se ha convertido en un gran héroe estadounidense en todo el mundo.

Marshall Frady, escuchaste hablar de la parte bautista del sur de él. Lo cubría como legislador de Georgia. Al mismo tiempo, es muy del Sur y de la Iglesia y de su época. ¿También era un forastero?

MARSHALL FRADY:

Bueno, en esos tiempos, esos fueron los años de azufre durante el Movimiento de Derechos Civiles y solo su decencia esencial, que fue notoriamente evidente incluso en ese momento en las convulsiones de los años 60, lo distingue. Y tenía una especie de seriedad de maestro de escuela dominical sobre él que uno no podía imaginar ser trasladado o transferido luego a las temibles maquinarias del gobierno y el poder.

Y no estoy seguro de que haya hecho esa transferencia tan fácilmente. Y su administración, llevó ese tipo de moralidad, seriedad y didactismo de maestro de escuela sureño a una cultura de poder en Washington, que no lo recibió con tanta hospitalidad. Y la Presidencia, su Presidencia tuvo momentos espléndidos, uno de los cuales ciertamente ya ha sido mencionado. También sucedió que el principio de derechos humanos, los derechos humanos, surgió por primera vez de la Administración Carter como parte de un vocabulario de discusión sobre la conducta internacional y uno de esos valores invisibles que citó.

Pero en gran medida la presidencia de Carter, algunos han dicho, que es una miseria espléndida. Pero en muchos aspectos, no fue más que miseria para Carter. Simplemente no fue tan agradablemente recibido por todo ese firmamento de importancia y el establecimiento, esa ciudad de la compañía en la que se encontró aislado y como un forastero, pero cuando fue derrotado, tan dolorosamente como se dolió por eso, ya que ahora está caprichosamente herido. arriba, fue como una liberación de lo que era más profundo y había sido más profundo en él todo el tiempo. Y fue esa seria escuela dominical y esa es esa cualidad del personaje estadounidense que Jane Kramer en un ensayo clásico en el New Yorker citó hace muchos años, fue como un último y ndash como el último vaquero, pero la calidad del personaje estadounidense, como ella dijo eso, expresando el derecho. Actuando bien. Y es dudoso que algún presidente haya tenido una temporada y carrera post-presidencial más distinguida y auspiciosa. Es casi como si hubiera sido liberado en lo que es su segundo mandato y un ministerio global que tiene un final abierto, y realmente ha llegado ahora después de esta larga y una de las odiseas más fantásticas, fabulosas y fascinantes en la historia política estadounidense, finalmente ha llegado ahora. en su momento de la verdad, en su destino.

Permítanme tocar nuevamente los derechos humanos, Marshall Frady lo mencionó. No se trataba solo de derechos humanos, sino de una lectura mucho más amplia de lo que se incluía en la rúbrica, ¿no es así?

ZBIGNIEW BRZEZINSKI:

Absolutamente. Y también implicó una sensación de optimismo sobre el futuro. No olvide que fue una época en la que mucha gente pensaba que la Unión Soviética estaba en la cima de la historia y que Estados Unidos estaba cayendo. El compromiso con los derechos humanos tan profundamente identificado con Estados Unidos revitalizó un sentido de optimismo histórico sobre la misión de Estados Unidos en el mundo. Pero me gustaría añadir una dimensión más a lo que tan hábilmente dijeron los dos biógrafos. Carter estaba comprometido con los derechos humanos. Carter era profundamente religioso. Pero Carter también sabía cómo ejercer el poder político. Supo presionar a Sadat y Begin para alcanzar la paz y comprendió que la paz no se lograría con el descuido, sino que solo se lograría con el compromiso. E hizo ese compromiso y lo mantuvo.

Y cuando era necesario, estaba bastante preparado para usar la fuerza, incluso comprometer a Estados Unidos con serias obligaciones ante un posible conflicto, por ejemplo, la doctrina Carter para la defensa del área del Golfo Pérsico para reaccionar ante la posibilidad de ocupación soviética de Afganistán. y caída de Irán. Estos fueron compromisos serios. Así que combinó tanto la dimensión espiritual como la idealista y, sin embargo, tenía esa apreciación del poder cuando se debe usar el poder. Estaba dispuesto a amenazar a Sadat estaba dispuesto a amenazar a Begin & ndash a ambos & mdash incluso frente a la controversia doméstica, para lograr lo que necesitaba lograr y lo que logró en Camp David. Y creo que históricamente recibió poca atención, inicialmente después del final de su presidencia. Pero tal como se dijo, creo que ahora lo estamos reevaluando y este premio, en cierto sentido, le pone un nuevo sello. Creo que será visto cada vez más como un presidente importante muy, muy exitoso.

Bueno, Douglas Brinkley, lo ha llamado la presidencia inconclusa, pero los hombres que ocuparon el cargo mientras él cumplía su destino en los años 80 y 90, siempre estaban contentos de tener un diplomático independiente en el camino con ellos también. la influencia y el reconocimiento de nombre que tiene un ex presidente de los Estados Unidos?

DOUGLAS BRINKLEY:

No, fue complicado. La administración Reagan no quería tener nada que ver con Jimmy Carter. Es cierto que Ronald Reagan fue a la inauguración del Centro Carter, pero Carter no fue invitado a la Casa Blanca, no fue consultado y mdash no fue bienvenido en nuestras embajadas en el extranjero y no fue invitado a la Casa Blanca Reagan para la inauguración. de su propio retrato. Pero las cosas cambiaron cuando George Sr. llegó a la Casa Blanca, las cosas cambiaron porque James Baker desarrolló una nueva relación con Jimmy Carter. Lo usaron de manera muy efectiva durante un tiempo. Carter, recuerde que en 1989, fue a Panamá para mediar en las elecciones allí.

Y fue Carter quien señaló con el dedo al general Manuel Noriega y lo llamó ladrón, alguien deshonesto, que dirigió una elección fraudulenta. Y la palabra de Carter se creyó en todo el hemisferio. Algunas personas se mostraron escépticas sobre la Administración Bush y lo que estaban haciendo en Panamá, pero todos le creyeron a Carter porque era el intermediario de los tratados del Canal de Panamá y, por lo tanto, una vez más su presidencia le dio credibilidad a su post-presidencia.

Daniel Ortega había visitado la Casa Blanca y los sandinistas vinieron a Washington y Carter recibió muchas críticas de la derecha por eso, pero en 1990, Ortega le dio la bienvenida a Carter para que fuera un mediador y cuando Ortega perdió, fue Jimmy Carter quien fue a medianoche para ver a Daniel Ortega y dijo que perdiste que podrías hacer más por la historia de Nicaragua al llevar la democracia a este país al admitir que perdiste. Después de hablar con Carter, Ortega renunció.

Pero se metió en problemas con la Administración Bush por Irak, después de que estuvo en contra de la Tormenta del Desierto, Jimmy Carter, e hizo todo lo posible para evitarlo, incluyendo escribir cartas a varios miembros de la ONU instándolos a no cooperar con la Administración Bush en ese momento. Y eso enfureció a personas como Dick Cheney y Brent Scowcroft y se enfriaron con Carter. La relación de Clinton durante ocho años fue difícil porque Carter y Warren Christopher, que eran muy, muy cercanos, tuvieron un poco de pelea, pero Carter, creo, se había afirmado de manera muy eficaz para detener una seria y sangrienta intervención en Haití y, como antes, en el programa fue mencionado en Corea del Norte. Creo que su diplomacia en esas dos áreas en 1994 fue estelar y menos en Bosnia.

Pero la administración Clinton lo dejó paralizado después de eso porque estaba robando demasiados titulares, estaba en la portada de las revistas, a veces hablaba prematuramente con CNN. Y Madeleine Albright en la segunda administración Clinton llamaría y consultaría con Carter, pero intentaron mantenerlo a distancia incluso de un país que no era importante para la seguridad estadounidense como Sudán, y esta administración actual no ha tenido nada que ver con Carter. aunque me complació mucho ver que el presidente Bush llamó a Jimmy Carter y habló con él durante unos minutos hoy. Pensé que fue algo muy amable por parte del presidente.

Ahora el premio Nobel Jimmy Carter. Douglas Brinkley, caballeros, muchas gracias.


Una patada en la pierna: la historia política secreta y corrupta del Premio Nobel de la Paz

Unni Turrettini, nacida en Noruega, es abogada, entrenadora de liderazgo y autora de Traicionando al Nobel: Los secretos y la corrupción detrás del Premio Nobel de la Paz (Pegasus Books & ndash 3 de noviembre de 2020).

El Premio Nobel de la Paz tal como lo conocemos es corrupto en su esencia. A veces, el Comité del Premio Nobel de la Paz entrega la medalla Nobel & rsquos a personas y organizaciones que la merecen. Otras veces tiene una agenda diferente. La historia del Premio Nobel de la Paz y de las Naciones Unidas es complicada: a veces es una "elección segura", y otras veces, es "una decisión rápida" para el gobierno de los Estados Unidos.

El Premio Nobel de la Paz 2020 ha sido otorgado al Programa Mundial de Alimentos de la ONU por sus esfuerzos para combatir el hambre como arma de guerra. Las Naciones Unidas son un favorito del comité desde hace mucho tiempo, habiendo ganado el Premio Nobel de la Paz diecisiete veces. Es un ganador seguro para el Comité Nobel noruego, considerando algunas de sus selecciones anteriores. Por ejemplo, el galardonado en 2019, el primer ministro etíope Abiy Ahmed Ali, resultó ser una decepción. Ali ganó por sus esfuerzos para lograr la paz entre su país y Eritrea, y también por disminuir las tensiones dentro de Etiopía. Un año después, Ali ha demostrado ser más un líder autoritario que un defensor de la paz. Los informes muestran ejecuciones extrajudiciales, encarcelamientos masivos de opositores políticos y cierres prolongados de Internet como medio para controlar a la población. Muchos se preguntan si el premio & rsquos del año pasado fue prematuro, por lo que, por el contrario, elegir el PMA conlleva el riesgo de decepción y, por lo tanto, la posibilidad de críticas, cercano a cero.

A pesar de los escándalos que rodearon a la ONU, incluida la participación de las fuerzas de mantenimiento de la paz de la ONU y rsquo (ganadora del premio Nobel de la Paz en 1988) en la violencia sexual contra las mujeres en los lugares que tenían el mandato de proteger, Noruega considera que la ONU es un freno al poder estadounidense. , y lo más cercano a un gobierno mundial que hemos logrado.

Cuando el presidente Barack Obama ganó en 2009, había estado en el cargo durante aproximadamente ocho meses (y menos de dos semanas cuando fue nominado antes de la fecha límite del 1 de febrero). Sin embargo, había otra motivación detrás del Premio de la Paz Obama & rsquos: el Premio Nobel de la Paz, además de ser utilizado con fines políticos estratégicos, también se ha utilizado a veces con la intención de castigar y mantener a la gente, especialmente a los políticos, a raya.

Esto fue así después de los ataques terroristas en suelo estadounidense el 11 de septiembre de 2001. De repente, muchos países occidentales se sintieron unidos contra un enemigo común y mdashal-Qaeda y el presidente George W. Bush pudo formar una alianza para encontrar y luchar los terroristas. Como resultado, Estados Unidos, a los ojos del gobierno noruego, se destacó como demasiado poderoso y engreído.

Pero según el gobierno noruego, existe una solución para evitar que una nación se destaque demasiado por encima de las demás: las Naciones Unidas, razón por la cual la ONU y su secretario general Kofi Annan ganaron el premio Nobel y rsquos pocas semanas después de que el presidente Bush declarara la guerra a terror y Al-Qaeda en septiembre de 2001.

Luego, en 2002, ganó el ex presidente estadounidense Jimmy Carter. El presidente del comité, Gunnar Berge, dejó en claro que Carter fue seleccionado no solo porque se lo merecía, sino, lo que es más importante, porque el premio debe interpretarse como una crítica a la línea que ha tomado la actual administración. Es una patada en la pierna [que significa: bofetada en la cara] a todos aquellos que siguen la misma línea que los Estados Unidos. Y rdquo En esencia, Noruega meneó un dedo amonestador a los Estados Unidos.

Según el comité, Carter & ldquo sigue siendo, el mediador que busca soluciones pacíficas a los conflictos internacionales & rdquo. Entre líneas, casi se podía escuchar: A diferencia del presidente Bush. Carter fue también el primer presidente estadounidense que quiso dar a los palestinos su propia patria y destacó que los israelíes tenían que dejar de construir nuevos asentamientos en Cisjordania. Su posición sobre el conflicto Palestina-Israel estaba en línea con el gobierno noruego y rsquos.

& ldquoCarter solo sirvió un mandato como presidente de los Estados Unidos, & rdquo Berge dijo como un comentario a los Estados Unidos. & ldquoEn un país donde se concede tanta importancia al éxito externo, eso ha arrojado una sombra. La principal preocupación de Carter era hacer lo que pensaba que era correcto, incluso cuando no era el paso político más inteligente a tomar. & Rdquo Una vez más, a diferencia del presidente Bush era el subtexto.

En 2005 se otorgó otro premio "rápido en la pierna" para el presidente Bush y los Estados Unidos. El ganador fue la Agencia Internacional de Energía Atómica y su director general, Mohammed ElBaradei. Aunque de nombre suena prometedor, el OIEA & mdash, que es una agencia asesora de la ONU & mdashhasn & rsquot, no hizo nada para reducir las armas nucleares en el mundo. Pero ElBaradei se había opuesto a la política estadounidense durante años y era un enemigo abierto del presidente Bush. Al Gore, también oponente de Bush y su administración, ganó el premio en 2007 por su batalla contra el calentamiento global. Gore pudo haber perdido las elecciones presidenciales ante George W. Bush en 2000, pero a través del Premio Nobel de la Paz, fue reivindicado.

Cuando se anunció a Barack Obama como el ganador en 2009, los periodistas presentes le pidieron al presidente del comité que mencionara algunas cosas que Obama había logrado en nombre de la paz el año anterior para merecer la medalla Nobel & rsquos. El presidente del comité respondió con: "Queremos enviar una señal al mundo". La señal, al parecer, fue que Obama trajo consigo la esperanza de un cambio respecto a la política anterior de la administración Bush.

Ningún otro premio tiene más prestigio que el Premio Nobel de la Paz. En su testamento, Alfred Nobel utilizó tres conceptos para aclarar su enfoque hacia un mundo más pacífico y qué tipo de trabajo deseaba apoyar. Usó tres expresiones & mdashel mejor trabajo por la fraternidad entre naciones, por la abolición o reducción de los ejércitos permanentes, y por la celebración y promoción de congresos de paz.

El comité del Nobel, formado por cinco miembros elegidos por el parlamento noruego, no siempre ha seguido las instrucciones de Alfred Nobel. Según el exsecretario del comité, Geir Lundestad, "el comité cree que hay muchos caminos hacia la paz".

Seleccionar ganadores que claramente no son campeones de la paz genera desconfianza. Pero el Premio Nobel de la Paz, como institución, no es el único en esto. Hoy en día, la confianza en el liderazgo también se encuentra en un mínimo histórico en gobiernos y corporaciones. El Comité del Premio Nobel de la Paz está mostrando un ejemplo de liderazgo divisivo en lugar de unificador. En lugar de tomar las decisiones audaces que nuestro mundo necesita, ha caído en la tentación del poder y la política. Ha sido influido por la popularidad y la fama en lugar de defender los verdaderos valores del Premio Nobel de la Paz y las intenciones de paz y unidad de Alfred Nobel y rsquos. Como consecuencia, se han elegido candidatos indignos y se ha ignorado a otros más merecedores.

Al ignorar la última voluntad y el testamento de Nobel & rsquos, y pervirtiendo el significado histórico del premio, el comité se ha desconectado de Nobel y transformó su premio para el desarme global en un premio general para lo que más convenientemente defina como & ldquopeace & rdquo en este momento. Ahora, la Fundación Nobel de Estocolmo debe restaurar el significado, el honor y la integridad del premio. Quizás entonces, el premio afectará el cambio que pretendía Nobel.


Carter gana el premio Nobel de la paz

OSLO, 11 de octubre - El expresidente de Estados Unidos Jimmy Carter ganó el viernes el Premio Nobel de la Paz por la búsqueda de la democracia y los derechos humanos en un premio que también culpó a la campaña de Washington para derrocar al presidente iraquí Saddam Hussein.

Carter, quien fue presidente de 1977 a 1981, ganó de un campo récord de 156 candidatos que compiten por el premio que lleva el nombre de Alfred Nobel, un filántropo sueco e inventor de la dinamita.

El comité de cinco miembros elogió décadas de "esfuerzo incansable para encontrar soluciones pacíficas a los conflictos internacionales, promover la democracia y los derechos humanos, y promover el desarrollo económico y social".

Desde que dejó el cargo, derrotado por el republicano Ronald Reagan, Carter se ha ganado elogios por su incansable trabajo para tratar de llevar la paz de Oriente Medio a Corea del Norte, y ha sido nominado repetidamente para el premio, valorado en un millón de dólares.

"Ha demostrado un compromiso sobresaliente con los derechos humanos y se ha desempeñado como observador en innumerables elecciones en todo el mundo", dijo el comité en su cita.

“Ha trabajado arduamente en muchos frentes para combatir las enfermedades tropicales y lograr el crecimiento y el progreso en los países en desarrollo. Por lo tanto, Carter ha estado activo en varias de las áreas problemáticas que han figurado de manera prominente en los más de cien años de historia del Premio de la Paz '', agregó.

Carter estuvo cerca de ganar en 1978 cuando el primer ministro israelí Menachim Begin y el presidente egipcio Anwar Sadat compartieron el premio Nobel de la Paz por un acuerdo de paz negociado por Carter.

El comité de ese año quería darle a Carter el premio, pero no había sido nominado formalmente antes de la fecha límite de febrero.

Gunnar Berge, jefe del comité, dijo que Carter había sido informado. "Creo que hay motivos para decir que estaba sorprendido y muy feliz", dijo a los periodistas.

El comité también criticó al presidente estadounidense George Bush y su campaña para derrocar al presidente iraquí Saddam Hussein. Carter ha dicho que sería un error trágico y costoso que Estados Unidos ataque a Irak sin el apoyo de la ONU.

Berge, cuando se le preguntó si el premio criticaba a Bush, dijo: “Con la posición que ha tomado Carter al respecto, puede y debe ser visto también como una crítica a la línea que ha adoptado la actual administración estadounidense sobre Irak.

"In a situation currently marked by threats of the use of power, Carter has stood by the principles that conflicts must as far as possible be resolved through mediation and international cooperation based on international law, respect for human rights and economic development," Berge said.


Georgia and the Nobel Peace Prize

Nobel Peace Prizes won by two famous Georgians are displayed in Atlanta, both close to downtown hotels and just a mile and a half apart from each other. Although the Norwegian Nobel Committee selects only one person a year on average to receive arguably the planet's highest award, Atlanta also has links to several other Nobel laureates.

Martin Luther King Jr. announced during the ceremony for the 1964 award: "I accept the Nobel Peace Prize at a moment when 22 million Negroes of the United States of America are engaged in a creative battle to end the long night of racial injustice." His medal is displayed at the King Center's Freedom Hall (449 Auburn Ave. NE). A walking trail with historic markers links the King medal to one awarded to another Georgian.

Jimmy Carter won the 2002 prize for his work at the nonprofit Carter Center and the brokering of the Camp David Peace Accords while president. The Carter Presidential Library (441 Freedom Pkwy.) features two of the three medals each Nobel laureate receives, providing a rare opportunity to see both sides at the same time. (Carter's third medal is exhibited at his old Plains High School, which is now part of the National Park Service's Plains Historic Site.)

The other American presidents who've won the Nobel Peace Prize&mdashTeddy Roosevelt in 1906 and Woodrow Wilson in 1919&mdashalso have Georgia ties. Roosevelt's mother, Mittie Bulloch, was raised in Roswell, Georgia, now a suburb of Atlanta. Visitors to Roswell won't see Teddy's prize, but they can view the home where his parents were married, the antebellum Greek revival mansion called Bulloch Hall (180 Bulloch Ave.).

Woodrow Wilson spent part of his boyhood in Augusta, worked for a while as an attorney in Atlanta, and married a woman (his first wife Ellen Axson Wilson) who was raised and buried in Rome, Georgia. It is sometimes suggested, only partly in jest, that "If you manage to get elected president and your mother lived in Georgia, you have a hundred percent chance of winning the Noble Peace Prize!"
Family relationships also link Atlanta to Peace Prizes won by three leaders in Africa. South African Bishop Desmond Tutu (1984) and former President Nelson Mandela (1993) have a daughter and granddaughter, respectively, residing in Atlanta. The daughter of Kenyan environmental activist Wangari Maathai (Nobel Prize in 2004) worked for several years at the Carter Center in Atlanta. In addition, agricultural scientist Norman Borlaug (Nobel Prize in 1970) is a long-time consultant (not in residence) for the center.

Thus, in the 86 years that a prize has been awarded, there is a Georgia connection on eight occasions. Without stretching the point too much, one might argue the number is nine. Anwar Sadat and Menachem Begin won their Nobel Peace Prizes for 1978 in recognition of the Camp David Peace accords, which were hosted, of course, by Jimmy Carter.

&mdashJay Hakes serves as the director of the Carter Presidential Library. He came to Atlanta in 2000 after seven years as administrator of the federal Energy Information Administration. He is currently writing a book on energy policy during the Nixon, Ford, and Carter presidencies and is a member of the Local Arrangements Committee.


Jimmy Carter wins Nobel Peace Prize

Former American President Jimmy Carter won the Nobel Peace Prize today for his peace mediation efforts and promotion of human rights in, what the awards committee said was, a criticism of US policy and "a kick in the leg" to those following the same line.

The Norwegian Nobel Committee cited Mr Carter's "decades of untiring effort to find peaceful solutions to international conflicts, to advance democracy and human rights, and to promote economic and social development."

The award, worth $1 million, singled out Carter's "vital contribution" to the Camp David Accords between Israel and Egypt and his efforts in conflict resolution on several continents and the promotion of human rights after his presidency.

"In a situation currently marked by threats of the use of power, Carter has stood by the principles that conflicts must as far as possible be resolved through mediation and international co–operation based on international law, respect for human rights, and economic development," the citation said.

"It should be interpreted as a criticism of the line that the current administration has taken," Gunnar Berge, chairman of the Nobel committee, said. "It's a kick in the leg to all that follow the same line as the United States".

Mr Carter said the prize "encourages people to think about peace and human rights."

He said his most significant work has been through the Carter Centre, which he established after his presidency and which celebrates its 20th anniversary this year.

"When I was at the White House I was a fairly young man and I realized I would have maybe 25 more years of active life," he told CNN, adding that he decided to "capitalise on the influence I had as the former president of the greatest nation of the world and decided to fill vacuums."

Last year's award was shared by the United Nations and its secretary–general, Kofi Annan.

Mr Carter, who was president from 1977–1981, brokered the 1978 agreements that were signed by Egyptian President Anwar Sadat and Israeli Prime Minister Menachem Begin at the Camp David.

But while Mr Sadat and Mr Begin shared the 1978 Peace Prize for their efforts, the Nobel committee said Carter was left out due to a technicality – he was not nominated in time.

The peace prize announcement capped a week of Nobel prizes, with the awards for literature, medicine, physics, chemistry and economics already announced in Sweden's capital, Stockholm.

The Norwegian Nobel committee received a record 156 nominations – 117 individuals and 39 groups – by the Feb. 1 deadline. The list remains secret for 50 years, but those who nominate sometimes announce their choice.

Many known nominees reflected the 2001 terrorist attacks on the United States and their aftermath, including former New York Mayor Rudolph Giuliani.

The first Nobel Peace Prize, in 1901, honoured Jean Henry Dunant, the Swiss founder of the Red Cross. The prizes were created by Swedish industrialist Alfred Nobel in his will and always are presented on10 December, the anniversary of his 1896 death.

This year's Nobels started on Monday with the naming of medicine prize winners American H. Robert Horvitz and Britons Sydney Brenner and John E. Sulston for groundbreaking research into organ growth and cell death – work that has opened new avenues for treating cancer, stroke and other diseases.

The physics award went on Tuesday to Masatoshi Koshiba, of Japan, and Americans Riccardo Giacconi and Raymond Davis Jr. for using some of the most obscure particles and waves in nature to increase understanding of the universe.

On Wednesday, the economics prize went to Americans Daniel Kahneman and Vernon L. Smith for pioneering the use of psychological and experimental economics in decision–making. On the same day, American John B. Fenn, Koichi Tanaka of Japan and Kurt Wuethrich of Switzerland were given the chemistry prize for making two existing lab techniques work for big molecules like proteins.

Imre Kertesz, a Hungarian who survived Auschwitz as a teenager, won the literature prize Thursday for writing that "upholds the fragile experience of the individual against the barbaric arbitrariness of history," the Swedish Academy said.


Jimmy Carter wins Nobel Peace Prize - HISTORY

The Norwegian Nobel Committee said Mr Carter merited the $1m award for promoting peace and democracy throughout the world.

Out of a record 156 candidates, Afghan leader Hamid Karzai was tipped as the firm favourite to pick up this year's award.

Do you think the right man won this year's Nobel Peace Prize? Who was your choice?

This Talking Point has now closed. Read a selection of your comments below.

It would be nice if all our leaders had as strong moral convictions as Carter. I am glad to hear that he is opposed to Bush's stupid war and not afraid to say it. I believe a lot of politicians in the US feel the same way but do not have the guts to seem unpatriotic. Too bad he is not president now. He is the right choice for the prize.
Bob C, USA

Perhaps he has done a lot for peace in some world conflicts but we must not forget the very heavy mistakes in his policy towards Iran.
Rodolphe O. Andersen, Belgium

As a fellow Georgian who has seen the remarkable things Carter has done since leaving the Presidency and with the Carter Center, I applaud the choice. Truly a man whose sole goal is the promotion of peace and justice in the world.
Maggie, USA

Mr Carter's main accomplishment seems to be that he is the least worst post-war US president. Commendable, but hardly Nobel-commendable.
Mark Tinsley, UK

Yes Jimmy 'fixed it' for a lot of kids and his charity work is certainly commendable. Well done Jimmy!
Chris Coleman, Manchester, England

A good man and a great president. If he doesn't deserve a Nobel peace prize, I don't know who does. Thank you Jimmy Carter, for being the man you are.
John, Canada

I don't really care what some Norwegian Nobel Committee thinks, especially when it has become completely beholden to a politcal ideology. Another politcal correct joke of an institution.
sam, USA

I think Jimmy Carter was the best choice for the award this year. He has devoted so much effort pushing for good health, democracy and world peace and understanding. Millions around the world have much to thank him for. Congratulations President Carter!
Denis Nkweteyim, Cameroon

Symbols are very important. Carter epitomises a constant and never-ending quest for peace within what has become almost a war-mongering mentality in his country. I think it is a very good choice.
Blair MacKenzie, Canada

A very appropriate choice, especially in view of Carter's opposition to the coming invasion of Iraq by Bush and Blair.
Pawel Artymowicz, Sweden

I'm glad at long last President Jimmy Carter's activities have been recognised. It baffles me they didn't give him the Nobel Prize much earlier. Some recent laureates may not have deserved it more than him.
Jones Fahari, Tanzania

Yes, it went to the right man this time! Congratulations Mr Carter. Trust me he won't use the prize money for himself.
Peter, Sweden

Not the best choice in my opinion, but at least they didn't choose Bush, which would have been a total farce.
Rahul Mahajan, UK

Bono should have received this prize. He has no hidden agenda other than peace.
Helen, Scotland

Yes Carter was one of the great American presidents and has worked hard for peace and justice. A person his country can be proud of.
Steve, UK

I think Roy Keane should be given the Nobel peace prize. His diplomatic nature and all round interpersonal skills would be a good addition to the list of such prestigious winners that went before him.
Joe Belttinton, England


Analyze Jimmy Carter's shortcomings as U.S. president and his Nobel Prize-winning humanitarian work

NARRATOR: Jimmy Carter—the 39th president of the United States—received sharp criticism for his handling of domestic and foreign affairs while in office. After leaving the presidency, however, he won wide respect for his efforts as a diplomat and humanitarian. In fact, he was awarded the Nobel Peace Prize in 2002.

Carter grew up in the small town of Plains, Georgia, where his family owned a peanut farm. After high school, he attended the U.S. Naval Academy and served in the navy for seven years. He returned home to run the family farm after his father's death in 1953. Carter also became involved in local politics, fighting for equality and integration. He was elected Georgia's governor in 1970 and declared . . .

JIMMY CARTER: The time for racial discrimination is over.

NARRATOR: In 1976 Carter ran for president. His background as a peanut farmer became a large part of his image. He was seen as an outsider to the national political scene, someone who could restore public confidence following the Watergate scandal and President Richard Nixon's resignation. Carter's campaign slogans proclaimed him to be "A Leader, for a Change," and "Not Just Peanuts." He won the election, defeating President Gerald Ford, Nixon's former vice president.

After taking office, President Carter faced an energy crisis and a struggling economy. He established the Department of Energy, emphasized spending cutbacks, and approved measures designed to stimulate the economy. Despite his efforts, unemployment remained high and inflation rose sharply during Carter's administration.

Carter achieved one of his greatest presidential successes in September 1978. He hosted a summit meeting between Egyptian President Anwar el-Sādāt and Israeli Prime Minister Menachem Begin at Camp David, the presidential retreat in Maryland. Egypt and Israel had been in a state of war since the establishment of Israel 30 years earlier. After nearly two weeks of talks, Begin and Sādāt reached an agreement to end the fighting between their countries. They signed a peace treaty six months later.

The second half of Carter's term saw several foreign policy challenges. After the Soviets invaded Afghanistan in 1979, Carter banned the export of certain American goods to the Soviet Union. He also led a boycott of the 1980 Olympic Games in Moscow.

In November 1979 Carter faced a greater crisis as Iranian militants stormed the U.S. embassy in Tehrān and took more than 50 Americans hostage. Carter's attempts to win their release proved unsuccessful, and the hostages remained captive for more than 14 months.

The Iran hostage crisis and the struggling economy caused many Americans to lose confidence in Carter's abilities as president. Carter had addressed America's "crisis of confidence" in 1979. He argued that Americans were not only doubting him, they were doubting themselves, too.

JIMMY CARTER: We've always believed in something called progress. We've always had a faith that the days of our children would be better than our own. Our people are losing that faith, not only in government itself but in the ability as citizens to serve as the ultimate rulers and shapers of our democracy.

NARRATOR: President Carter sought reelection in 1980 but lost decisively to Ronald Reagan. The hostages were finally released on January 20, 1981, minutes after Carter left office.

Carter's image and legacy improved in the years after his presidency. He and his wife, Rosalynn, began working with Habitat for Humanity in 1984. In the following decades, they spent one week each year helping build homes in the United States and abroad. The Carters became the organization's most visible advocates, helping to raise awareness and recruit volunteers for the Jimmy and Rosalynn Carter Work Project.

The couple also founded the Carter Center, which advocates for peace, democracy, health, and human rights. The center has engaged in conflict mediation and election monitoring across the world. It also played a leading role in the initiative to eradicate Guinea worm disease, which affected millions of people in Africa and Asia.

In 2002 the Nobel Foundation awarded Carter the Nobel Peace Prize "for his decades of untiring effort to find peaceful solutions to international conflicts, to advance democracy and human rights, and to promote economic and social development."


Ver el vídeo: Jimmy Carter Farewell Address January 14 1981 (Agosto 2022).