Podcasts de historia

Amelia Earhart

Amelia Earhart



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Amelia Earhart fue una aviadora estadounidense que estableció muchos récords de vuelo y defendió el avance de las mujeres en la aviación. Se convirtió en la primera mujer en volar sola a través del Océano Atlántico, y la primera persona en volar sola desde Hawái al continente de EE. UU. Durante un vuelo para dar la vuelta al mundo, Earhart desapareció en algún lugar sobre el Pacífico en julio de 1937. Los restos de su avión nunca fueron encontrados y fue declarada oficialmente perdida en el mar. Su desaparición sigue siendo uno de los mayores misterios sin resolver del siglo XX.

Amelia Mary Earhart nació en Atchison, Kansas el 24 de julio de 1897. Desafió los roles de género tradicionales desde una edad temprana. Earhart jugó baloncesto, tomó un curso de reparación de automóviles y asistió brevemente a la universidad.

Durante la Primera Guerra Mundial, se desempeñó como auxiliar de enfermería de la Cruz Roja en Toronto, Canadá. Earhart comenzó a pasar tiempo observando a los pilotos en el tren del Royal Flying Corps en un aeródromo local mientras estaba en Toronto.

Después de la guerra, regresó a los Estados Unidos y se matriculó en la Universidad de Columbia en Nueva York como estudiante de pre-medicina. Earhart tomó su primer viaje en avión en California en diciembre de 1920 con el famoso piloto de la Primera Guerra Mundial Frank Hawks, y quedó enganchado para siempre.

En enero de 1921, comenzó a recibir lecciones de vuelo con la instructora de vuelo Neta Snook. Para ayudar a pagar esas lecciones, Earhart trabajó como asistente de archivo en la Compañía Telefónica de Los Ángeles. Más tarde ese año, compró su primer avión, un Kinner Airster de segunda mano. Ella apodó al avión amarillo "el canario".

Earhart pasó su prueba de vuelo en diciembre de 1921, obteniendo una licencia de la Asociación Nacional de Aeronáutica. Dos días después, participó en su primera exhibición de vuelos en el Aeródromo Sierra en Pasadena, California.

Registros de aviación de Earhart

Earhart estableció varios récords de aviación en su corta carrera. Su primer disco llegó en 1922 cuando se convirtió en la primera mujer en volar sola por encima de los 14.000 pies.

En 1932, Earhart se convirtió en la primera mujer (y la segunda persona después de Charles Lindbergh) en volar sola a través del Océano Atlántico. Salió de Terranova, Canadá, el 20 de mayo en un Lockheed Vega 5B rojo y llegó un día después, aterrizando en un campo de vacas cerca de Londonderry, Irlanda del Norte.

Al regresar a los Estados Unidos, el Congreso le otorgó la Distinguished Flying Cross, una condecoración militar otorgada por "heroísmo o logro extraordinario mientras participaba en un vuelo aéreo". Fue la primera mujer en recibir el honor.

Más tarde ese año, Earhart realizó el primer vuelo sin escalas en solitario a través de los Estados Unidos de una mujer. Comenzó en Los Ángeles y aterrizó 19 horas después en Newark, Nueva Jersey. También se convirtió en la primera persona en volar sola desde Hawai al continente de los Estados Unidos en 1935.

Los noventa y nueve

Earhart trabajó constantemente para promover oportunidades para las mujeres en la aviación.

En 1929, después de quedar en tercer lugar en el All-Women’s Air Derby, la primera carrera aérea transcontinental para mujeres, Earhart ayudó a formar Ninety-Nines, una organización internacional para el avance de las mujeres piloto.

Se convirtió en la primera presidenta de la organización de pilotos con licencia, que todavía existe hoy y representa a mujeres voladoras de 44 países.

1937 Vuelo alrededor del mundo

El 1 de junio de 1937, Amelia Earhart despegó de Oakland, California, en un vuelo en dirección este alrededor del mundo. Fue su segundo intento de convertirse en la primera piloto en dar la vuelta al mundo.

Pilotaba un Lockheed 10E Electra bimotor y en el vuelo la acompañaba el navegante Fred Noonan. Volaron a Miami, luego a América del Sur, a través del Atlántico a África, luego al este a la India y el sudeste de Asia.

La pareja llegó a Lae, Nueva Guinea, el 29 de junio. Cuando llegaron a Lae, ya habían volado 22.000 millas. Tenían 7.000 millas más por recorrer antes de llegar a Oakland.

¿Qué pasó con Amelia Earhart?

Earhart y Noonan partieron de Lae hacia la pequeña isla Howland, su próxima parada para reabastecimiento de combustible, el 2 de julio. Fue la última vez que Earhart fue visto con vida. Ella y Noonan perdieron contacto por radio con el guardacostas de los EE. UU. Itasca, anclado frente a la costa de la isla Howland, y desapareció en el camino.

El presidente Franklin D. Roosevelt autorizó una búsqueda masiva de dos semanas para la pareja, pero nunca fueron encontrados. El 19 de julio de 1937, Earhart y Noonan fueron declarados perdidos en el mar.

Los académicos y entusiastas de la aviación han propuesto muchas teorías sobre lo que le sucedió a Amelia Earhart. La posición oficial del gobierno de Estados Unidos es que Earhart y Noonan se estrellaron en el Océano Pacífico, pero existen numerosas teorías sobre su desaparición.

Teoría del desplome y el hundimiento

Según la teoría del accidente y el hundimiento, el avión de Earhart se quedó sin gasolina mientras buscaba la isla Howland y se estrelló en el océano abierto en algún lugar cercano a la isla.

Varias expediciones durante los últimos 15 años han intentado localizar los restos del avión en el fondo del mar cerca de Howland. El sonar de alta tecnología y los robots de aguas profundas no han logrado dar pistas sobre el lugar del accidente del Electra.

Hipótesis de la isla Gardner

El Grupo Internacional para la Recuperación de Aeronaves Históricas (TIGHAR) postula que Earhart y Noonan se desviaron de la isla Howland y aterrizaron a unas 350 millas al suroeste de la isla Gardner, ahora llamada Nikumaroro, en la República de Kiribati. La isla estaba deshabitada en ese momento.

Una semana después de la desaparición de Earhart, aviones de la Marina sobrevolaron la isla. Observaron signos recientes de habitación, pero no encontraron evidencia de un avión.

TIGHAR cree que Earhart, y quizás Noonan, pueden haber sobrevivido durante días o incluso semanas en la isla como náufragos antes de morir allí. Desde 1988, varias expediciones de TIGHAR a la isla han encontrado artefactos y evidencia anecdótica en apoyo de esta hipótesis.

Algunos de los artefactos incluyen un trozo de plexiglás que puede haber venido de la ventana de Electra, un zapato de mujer que data de la década de 1930, herramientas improvisadas, un frasco de cosméticos de mujer de la década de 1930 y huesos que parecían ser parte de un dedo humano.

En junio de 2017, una expedición liderada por TIGHAR llegó a Nikumaroro con cuatro border collies detectores de huesos entrenados forense para buscar en la isla restos esqueléticos de Earhart o Noonan. La búsqueda no arrojó huesos ni ADN.

En agosto de 2019, Robert Ballard, el explorador oceánico conocido por localizar los restos del Titanic, dirigió un equipo para buscar el avión de Earhart en las aguas alrededor de Nikumaroro. No vieron señales de la Electra.

Otras teorías sobre la desaparición de Earhart

Existen numerosas teorías de conspiración sobre la desaparición de Earhart. Una teoría postula que Earhart y Noonan fueron capturados y ejecutados por los japoneses.

Otra teoría afirma que la pareja sirvió como espías para la administración de Roosevelt y asumió nuevas identidades al regresar a los Estados Unidos.

LEER MÁS: Teorías tentadoras sobre la desaparición de Earhart

Fuentes

La vida de Amelia Earhart: Bibliotecas Purdue.

Amelia Earhart: Desaparecida durante 80 años pero no olvidada: Museo Nacional del Aire y del Espacio Smithsonian.

Modelo, estático, Lockheed Electra, Amelia Earhart: Museo Nacional del Aire y del Espacio Smithsonian.

Exclusivo: Perros olfateadores de huesos para cazar los restos de Amelia Earhart: National Geographic.

¿Dónde está Amelia Earhart? Tres teorías, pero ninguna pistola humeante: National Geographic.

El Proyecto Earhart: El Grupo Internacional para la Recuperación de Aeronaves Históricas (TIGHAR).


Amelia Earhart

Recibió el U.S. Distinguished Flying Cross por este récord. Ella estableció muchos otros récords, escribió los libros más vendidos sobre sus experiencias de vuelo y fue fundamental en la formación de The Ninety-Nines, una organización para mujeres piloto. Earhart se unió a la facultad del departamento de aviación de la Universidad de Purdue en 1935 como miembro visitante de la facultad para asesorar a mujeres sobre carreras y ayudar a inspirar a otras con su amor por la aviación. También fue miembro del Partido Nacional de la Mujer y una de las primeras en apoyar la Enmienda de Igualdad de Derechos.

Durante un intento de hacer un vuelo alrededor del mundo en 1937 en un Lockheed Model 10 Electra financiado por Purdue, Earhart desapareció sobre el Océano Pacífico central cerca de la isla Howland. La fascinación por su vida, carrera y desaparición continúa hasta el día de hoy.


Ella vino de un hogar roto

Earhart aprendió desde el principio que la vida de una mujer no puede girar en torno a un hombre. Suena como un consejo bastante obvio, pero para una chica que vivía en el cambio de siglo, fue revolucionario. Earhart nació en 1897 y vivió una vida feliz como una marimacho en Atchison, Kansas hasta que su padre, Edwin, tomó un nuevo pasatiempo: el alcoholismo. Según el libro Amelia Earhart: Flying Solo, Earhart y su hermana vivían con el temor constante de lo que su padre podría hacer si volvía a casa borracho. Cuando Edwin decidió que emborracharse era más importante que mantener a su familia, Amy, la madre de Amelia, trasladó a las niñas a Chicago para empezar de nuevo.

Ahora, esta no es una historia de sollozos de madre soltera. Fue un movimiento audaz para Amy dejar a su esposo, pero la familia no terminó en la indigencia en las calles de Chicago. Amy tenía un fondo fiduciario saludable para mantener a flote a la familia, según Volar en solitario. Aún así, Earhart, un adolescente, vio de primera mano que una mujer puede ser el sostén de la familia y la vida continúa, tenga o no un hombre.


Amelia Earhart

Primera mujer en volar sola a través del océano Atlántico
Numerosos registros de aviación
Primera mujer en recibir una medalla de oro de la National Geographic Society
Primera mujer en recibir una Distinguished Flying Cross
Miembro fundador y primer presidente de los 99

Resumen de Amelia Earhart: Amelia Earhart es uno de los iconos más destacados del siglo XX. Fue una piloto pionera, decidida e independiente, y defensora de los derechos de las mujeres. Sus numerosas primicias en la aviación y su desaparición durante un intento de volar alrededor del mundo en 1937 han asegurado su estatus de leyenda.

Amelia Mary Earhart nació el 24 de julio de 1897, hija de Edwin y Amelia & # 8220Amy & # 8221 (Otis) Earhart en la casa de sus abuelos Otis & # 8217 en Atchison, Kansas. Dos años después, su hermana Grace Muriel nació en Kansas City, Missouri, el 29 de diciembre de 1899. Hasta que Amelia tenía 12 años, las dos hermanas vivían principalmente con sus abuelos Otis en Atchison —su abuelo era un juez de éxito— y asistía a una escuela allí. Pasó los veranos con sus padres en Kansas City.

En 1908, después de que su padre, un abogado, consiguiera un trabajo en Rock Island Railroad y se mudara a Des Moines, Iowa, Amelia y Muriel se fueron a vivir con sus padres. Fue en Des Moines donde Amelia vio su primer avión en una feria estatal, aunque no le impresionó: solo habían pasado seis años desde que los hermanos Wright hicieron su primer vuelo en Kittyhawk, Carolina del Norte.

En 1911, la abuela de Amelia, Otis, su tocaya, murió. Alrededor de este tiempo, su padre comenzó a beber mucho y finalmente perdió su trabajo. En 1913, Edwin consiguió un trabajo en St. Paul, Minnesota, y la familia se mudó. En la primavera de 1914, Edwin tomó otro trabajo en Springfield, Missouri, pero después de mudarse, descubrió que el hombre al que iba a reemplazar había decidido no jubilarse. En lugar de regresar a Kansas con Edwin, donde finalmente comenzó su propio bufete de abogados, Amy llevó a sus hijos a vivir con amigos en el vecindario Tony Hyde Park de Chicago. La vergüenza y humillación de Amelia por el alcoholismo de su padre y el hecho de ver a su madre luchar financieramente causaron una aversión de por vida por el alcohol y la necesidad de seguridad financiera.

Earhart se graduó de la Escuela Hyde Park en 1915 y asistió a una escuela de terminación en Filadelfia, la Escuela Ogontz, al año siguiente. Su objetivo final era asistir a Bryn Mawr, luego a Vassar. Durante las vacaciones de Navidad durante su segundo año, 1917, visitó a su hermana en Toronto, Canadá, donde Muriel asistía a St. Margaret & # 8217s College. Earhart se encontró con muchos veteranos de la Primera Guerra Mundial y, aunque ya estaba ayudando con el esfuerzo de guerra en Ogontz como secretaria del capítulo de la Cruz Roja, quería hacer más. Dejó Ogontz para trabajar como enfermera voluntaria en el Hospital Militar de Spadina, donde muchos de sus pacientes eran pilotos franceses e ingleses. Muriel y ella pasaron un tiempo en un aeródromo local viendo el tren del Royal Flying Corps.

Durante la pandemia de influenza de 1918-1919, que se extendió por Toronto en el verano de 1918, Earhart contrajo una infección grave de los senos nasales que requirió cirugía y un período de recuperación prolongado. Ese otoño, se fue a vivir con su madre y su hermana en Northampton, Massachusetts, donde su hermana se estaba preparando para asistir a Smith College. Durante su convalecencia, aprendió a tocar el banjo y completó un curso de mantenimiento de automóviles.

En el otoño de 1919, Earhart se inscribió en un programa pre-médico en la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York. Aunque le fue bien académicamente, se fue después de un año para reunirse con sus padres reconciliados en Los Ángeles, California, después de haber cambiado de opinión acerca de convertirse en médico y con la esperanza de ayudar a sus padres reconciliados a permanecer juntos.

Suscríbase online y ahorre casi un 40%.

En Los Ángeles, Earhart vio su primer espectáculo aéreo y tomó su primer viaje en avión - & # 8221 Tan pronto como dejamos el suelo, supe que tenía que volar. & # 8221 Comenzó a tomar lecciones en el aeródromo de Bert Kinner & # 8217 en Long Beach Boulevard de Neta Snook el 3 de enero de 1921. Snook le dio lecciones de un Canuk reconstruido, la versión canadiense del Curtiss JN4 Jenny, que resultó ser demasiado pesado y lento para Earhart; para el verano, tenía un Kinner Airstar amarillo brillante que llamado El canario. Para ayudar a pagar el plan y las lecciones de vuelo, trabajó en un estudio de fotografía y como secretaria en la Compañía Telefónica de Los Ángeles.

Snook pensó que Earhart estaba listo para volar solo después de 20 horas de entrenamiento de vuelo, generalmente 10 horas se consideraban suficientes en ese momento, pero Earhart insistió en tener un entrenamiento de acrobacias antes de volar solo. Comenzó a participar en demostraciones aéreas públicas y rodeos aéreos. En el otoño de 1922, estableció un récord de altitud no oficial para las mujeres, volando a 14,000 pies. El 17 de marzo de 1923, recibió la máxima facturación por el rodeo aéreo y el evento de apertura en el aeropuerto de Glendale en Glendale, California.

Desafortunadamente, debido a un cambio en la fortuna de la familia Earhart y a su propia incapacidad para ganar lo suficiente para mantener el avión, Earhart vendió el Airstar en junio de 1923. En 1924, sus padres se divorciaron y Earhart se mudó de nuevo a la costa este con su madre. y hermana, y finalmente a Boston, Massachusetts, donde trabajó en Denison House enseñando inglés a familias inmigrantes. Se convirtió en miembro del personal de tiempo completo y residente en Denison House, que brindaba servicios sociales y educación a los pobres de las zonas urbanas al tener mujeres educadas y personas pobres que vivían juntas en la misma residencia.

En 1928, fue invitada a unirse al piloto Wilmer & # 8220Bill & # 8221 Stultz y al copiloto / mecánico Louis E. & # 8220Slim & # 8221 Gordon como pasajero en su vuelo transatlántico que tendrá lugar poco más de un año después de Charles Lindbergh & # 8221 El vuelo emblemático # 8217: sería la primera mujer en volar a través del Atlántico. El 17 de junio de 1928, salieron de Terranova en un Fokker F7 y, unas 21 horas después, llegaron a Burry Port, Gales. El exitoso vuelo llegó a los titulares de todo el mundo, en gran parte porque el editor de libros y publicista George P. Putnam participó en el proyecto. Se convertiría en el gerente de Earhart y finalmente en su esposo. Un desfile de cintas de teletipo en la ciudad de Nueva York y una recepción en la Casa Blanca por parte del presidente Calvin Coolidge catapultó a la tripulación a la fama. Aunque Earhart era solo un pasajero, en sus propias palabras, & # 8220 un saco de patatas & # 8221 - el viaje preparó el escenario para que Earhart se convirtiera en un pionero de la aviación y una celebridad. A finales de año, Putnam había organizado la publicación de su primer libro, titulado 20 Hrs. 40 Min., Nuestro vuelo en la amistad: La niña estadounidense, primero cruzando el Atlántico en avión, cuenta su historia.

En agosto de 1929, la Cleveland Air Race, una carrera transcontinental, se abrió a las mujeres como una carrera de nueve etapas que comenzó en Santa Mónica, California y terminó en Cleveland, Ohio. En el Women & # 8217s Air Derby, apodado & # 8220Powder Puff Derby & # 8221 por el humorista Will Rogers, Earhart pilotó un nuevo Lockheed Vega-1, el más pesado de los aviones de su clase. Debido a varios percances y una fatalidad, solo 16 de los 20 pilotos completaron la carrera. Louise Thaden ganó la carrera de Clase D con un Beechcraft Travel Air Speedwing, Gladys O & # 8217Donnell quedó en segundo lugar con un Waco ATO, y Earhart quedó tercero con su Vega, dos horas detrás del ganador.

Nunca tantas mujeres piloto habían pasado tanto tiempo juntas o se habían conocido tan bien. Debido a la camaradería y el apoyo que sintieron durante la carrera, Thaden, O & # 8217Donnell, Earhart, Ruth Nichols, Blanche Noyes y Phoebe Omlie se reunieron para discutir la formación de una organización para mujeres piloto. Las 117 mujeres piloto con licencia en ese momento fueron invitadas a unirse. El 2 de noviembre de 1929, veintiséis mujeres, incluida Earhart, se reunieron en el aeropuerto de Curtiss en Valley Stream, Nueva York para formar la organización ahora conocida como los 99, que lleva el nombre de los 99 miembros fundadores. Earhart fue el primer presidente de la organización.

Tras el divorcio de Putnam en 1929, su relación profesional y amistad con Earhart se convirtió en más. Después de numerosas propuestas, Earhart finalmente aceptó y se casaron el 7 de febrero de 1931. Earhart calificó el matrimonio como una & # 8220 asociación & # 8221 con & # 8220 control dual & # 8221. Putnam continuó dirigiendo la carrera de Earhart & # 8217, organizando sus compromisos de vuelo. que a menudo iban seguidas de giras de conferencias para maximizar la oportunidad de publicidad.

El 8 de abril de 1931, Earhart estableció un récord de altitud en un autogiro de Pitcairn, un tipo de helicóptero temprano, que se mantendría durante años. Fue patrocinada por la compañía Beech-Nut en un intento de ser el primer piloto en volar un autogiro de costa a costa, pero descubrió a su llegada que otro piloto había logrado la hazaña una semana antes. Decidió intentar ser la primera en completar el primer vuelo transcontinental de ida y vuelta en un autogiro, pero se estrelló después de despegar en Abilene, Texas, en el tramo de regreso del viaje, por lo que recibió una reprimenda por negligencia del subsecretario. de Comercio para la Aviación Clarence Young. Aunque completó el viaje en un nuevo autogiro, abandonó el helicóptero después de varios otros contratiempos.

Para disipar los rumores de que Earhart no era un piloto habilidoso sino simplemente una figura publicitaria creada por Putnam, comenzaron a planificar un vuelo transatlántico en solitario desde Harbour Grace, Terranova, a París, lo que la convertiría en la primera mujer y la segunda persona en volar sola a través del Atlántico. Earhart despegó el 20 de mayo de 1932 en su Lockheed DL-1, cinco años después de que Lindbergh comenzara su histórico vuelo. Los problemas mecánicos y el clima adverso obligaron a Earhart a aterrizar en un pastizal cerca de Londonderry, Irlanda, en lugar de París, pero su logro fue innegable. La National Geographic Society le otorgó una medalla de oro, presentada por el presidente Herbert Hoover, y el Congreso le otorgó una Distinguished Flying Cross, ambas otorgadas a una mujer por primera vez.

Earhart continuó estableciendo récords y logrando lo primero para las mujeres en la aviación. En agosto de 1932, se convirtió en la primera mujer en volar sin escalas de costa a costa a través de los Estados Unidos continentales en su Lockheed Vega. Tuvo el vuelo transcontinental sin escalas más rápido realizado por una mujer en 1932. En 1933, fue una de las dos mujeres que participaron en la carrera Bendix desde Cleveland, Ohio, a Los Ángeles, California, que los funcionarios habían abierto a las mujeres, permitiéndoles competir contra hombres de la misma raza por primera vez. Aunque cruzó la línea de meta seis horas detrás de los hombres, en su vuelo de regreso batió en dos horas el récord de vuelos transcontinentales sin escalas que estableció el año anterior.

Earhart recibió muchos premios y reconocimientos por sus logros récord. Ganó el Trofeo Harmon como Aeronáutica Destacada de Estados Unidos en 1932, 1933 y 1934. Se le otorgó membresía honoraria en la Asociación Aeronáutica Nacional y el gobierno francés le otorgó la Cruz de Caballero de la Legión de Honor.

Earhart lanzó una línea de moda en 1934 pero no tuvo éxito y la cerró a finales de año. También trabajó con Paul Mantz, un piloto de acrobacias y asesor técnico de Hollywood, para prepararse para un nuevo vuelo récord de Hawai a California como la primera persona en volar sola a través del Pacífico. Recibió la aprobación de la FCC para instalar una radio bidireccional en su Lockheed Vega especial de alta velocidad 5C, la primera en un avión civil.

El 3 de diciembre de 1934, otro piloto y su tripulación de dos hombres habían desaparecido intentando completar el vuelo de California a Hawai. A pesar de la desaparición y la opinión pública de que el vuelo era peligroso y sin sentido, el Vega fue enviado a Honolulu, Hawaii, a fines de diciembre y el 11 de enero de 1935, Earhart despegó del aeródromo Wheeler Army cerca de Honolulu. Poco más de 18 horas después, aterrizó en Oakland, California, después de un vuelo sin incidentes.

Con la esperanza de romper otro récord, en abril de 1935 se convirtió en la primera persona en volar sola desde Los Ángeles, California, a México por invitación oficial del gobierno mexicano, pero se perdió a 60 millas de su objetivo final de la Ciudad de México y tuvo que detenerse para direcciones. En mayo, estableció un récord viajando sin escalas desde la Ciudad de México a Newark, Nueva Jersey, llegando en poco más de 14 horas. En agosto de 1935, voló en la carrera de Bendix nuevamente, esta vez con Mantz, y quedó en quinto lugar, ganando $ 500.

Earhart se unió al personal de la Universidad de Purdue como consejera de carrera y asesora en aeronáutica en 1935 después de ser invitada por el rector de la universidad Edward C. Elliott a dar una conferencia en la universidad en 1934. En diciembre de 1935, Purdue celebró una conferencia sobre el trabajo de las mujeres y el trabajo. y Oportunidades: Earhart fue el orador destacado.

En julio de 1936, Purdue y otros patrocinadores ayudaron a Earhart a comprar un Lockheed Electra 10E, al que llamó su & # 8220flying lab & # 8221 y comenzó a planificar un viaje para volar alrededor del mundo en el ecuador. A principios de 1937, ella y Frank Noonan, su navegante, comenzaron su primer intento. Volaron desde Oakland, California a Honolulu, Hawái, del 17 al 18 de marzo, pero se estrellaron mientras intentaban despegar de Luke Field cerca de Pearl Harbor el 20 de marzo. Después de que el avión fuera reparado en la planta de Lockheed en California, comenzaron un segundo intento. , esta vez viajando de oeste a este, saliendo de Miami, Florida, el 1 de junio.

El 1 de julio, habiendo completado 22.000 millas del viaje, despegaron de Lae, Papua Nueva Guinea hacia la isla Howland en el Pacífico central. Después de aproximadamente 18 horas de vuelo, perdieron contacto por radio con el barco de la Guardia Costera de EE. UU. Itasca, lo que los estaba ayudando a guiarlos a aterrizar en la isla. Nunca más se volvió a ver ni a saber de ellos. El presidente Roosevelt autorizó una búsqueda masiva naval, aérea y terrestre, pero no se encontró nada y terminó el 18 de julio. Putnam financió su propia búsqueda de su esposa, pero también se vio obligado a suspender la búsqueda en octubre de 1937. El 5 de enero, En 1939, Earhart fue declarado legalmente muerto en un Tribunal Superior de Los Ángeles, California.

El misterio de la desaparición de Earhart y Noonan continúa alimentando la especulación y las búsquedas; es uno de los mayores misterios del siglo XX. Amelia Earhart sigue viviendo en nuestro imaginario colectivo por sus logros y por el misterio de su desaparición. Hay innumerables biografías y cuatro películas sobre su vida, sin mencionar los numerosos libros, películas y programas de televisión sobre su desaparición y lo que les pudo haber sucedido a ella y a Noonan.


Aquí hay 10 datos que quizás no conozcas sobre este famoso aviador:

  1. Amelia Earhart nació en Atchison, Kansas el 24 de julio de 1897.
  2. Amelia vio su primer avión en una feria estatal cuando tenía 10 años.
  3. Durante la Primera Guerra Mundial, Amelia se convirtió en auxiliar de enfermería en Toronto, Canadá, para atender a los soldados heridos.
  4. El 28 de diciembre de 1920, el piloto Frank Hawks le dio a Amelia su primer viaje en avión.
  5. Amelia tomó su primera lección de vuelo el 3 de enero de 1921.
  6. El primer avión de Amelia & rsquos fue un Kinner Airster de color amarillo brillante al que apodó "El Canario".
  7. Mientras vivía en Boston, Amelia escribió artículos que promocionaban los vuelos en el periódico local.
  8. En 1932, Amelia desarrolló ropa de vuelo para los noventa y nueve que se publicitó en Vogue.
  9. Aunque se refirió a sí misma como & ldquoAE & rdquo, Amelia se hizo conocida como & ldquoLady Lindy & rdquo después de su primer vuelo a través del Atlántico.
  10. Durante su vuelo de 2,408 millas para convertirse en la primera persona en volar sola a través del Pacífico, Amelia disfrutó de una taza de chocolate caliente.

. ¡además de más datos divertidos!

11. A Amelia no le gustaba usar gafas protectoras mientras volaba. Obtenga más información sobre sus gafas que se encuentran en la colección permanente del Museo de los Niños.
12. A Amelia tampoco le gustaba el café ni el té. Obtenga más información sobre cómo se mantuvo despierta mientras volaba.

Amelia no es la única persona que superó las probabilidades y escribió su historia en la historia. En nuestro Poder de los niños & reg exposición puedes aprender sobre tres niños extraordinarios que ayudaron a cambiar el mundo& mdashRuby Bridges, Anne Frank y Ryan White.


Amelia Earhart

Amelia Earhart no se inmutó. La joven de 21 años asistía a un espectáculo aéreo en Canadá en 1918 cuando un avión de acrobacias se lanzó directamente hacia ella. Pero en lugar de salir corriendo, enfrentó el avión hacia abajo.

Ese no fue el único momento valiente de Earhart. Nacida en Kansas el 24 de julio de 1897, se ofreció como voluntaria durante la Primera Guerra Mundial a partir de 1917, tratando a los soldados canadienses heridos que regresaban de los campos de batalla europeos. Cerca estaban los campos de práctica de pilotos, donde descubrió su pasión por volar. Después de tomar su primer vuelo en 1920, comenzó a trabajar en trabajos ocasionales para pagar las lecciones de vuelo. Luego, en 1923, obtuvo una licencia de piloto internacional, convirtiéndose en una de las únicas 16 mujeres en el mundo en tener una.

La aviación en la década de 1920 todavía era nueva (después de todo, el primer vuelo de los hermanos Wright acababa de realizarse en 1903) y la mayoría de los pilotos eran hombres. Earhart quiso cambiar eso y en 1931 se convirtió en el primer presidente de Ninety-Nines, una organización de mujeres piloto. Al año siguiente, nadie volvería a pensar en los pilotos como "hombres justos".

En 1932, Earhart despegó de Terranova, Canadá. Quince horas después, aterrizó en un prado de vacas en Irlanda del Norte y se convirtió en la primera mujer en volar sola a través del Océano Atlántico. Y ella no se detuvo allí. En 1935, se convirtió en la primera persona en volar sola a través de los océanos Atlántico y Pacífico después de volar desde Honolulu, Hawaii, a Oakland, California. De hecho, entre 1930 y 1935, Earhart estableció al menos cinco récords de velocidad y distancia de vuelo de mujeres.


El escepticismo y la confusión se intensifican

En el período previo al estreno del documental el 9 de julio, el History Channel promocionó la fotografía, que obtuvo de los Archivos Nacionales de EE. UU., Como evidencia potencialmente transformadora que data de antes de la Segunda Guerra Mundial, posiblemente hasta 1937. Pero desde que la noticia del documental apareció por última vez La semana pasada, los expertos externos han expresado varios niveles de escepticismo, que solo se ha intensificado en las últimas 24 horas.

Por su parte, el Archivo Nacional de Estados Unidos señala que la fotografía utilizada por los realizadores no está marcada con fecha. "Los materiales reunidos en el informe respaldan un estudio o encuesta de tipo geográfico de las islas del Pacífico", dijo el director de Comunicaciones Públicas y de Medios de los Archivos Nacionales, James Pratchett, en un comunicado enviado por correo electrónico a National Geographic.

Tom King, arqueólogo jefe de TIGHAR, el grupo principal que investiga la posibilidad de un aterrizaje forzoso de Earhart en Nikumaroro, dice que conoce la fotografía desde hace años y nunca la tomó en serio como evidencia.

"Lo miramos y dijimos: 'Bueno, es un hombre y una mujer en un muelle mirando en la otra dirección; es básicamente una información sin sentido'", dice en una entrevista telefónica de una expedición TIGHAR en curso en Fiji. . "Puedes leer cosas en él como puedes leer caras en la luna". (La expedición actual de King fue copatrocinada por la National Geographic Society).

Y a raíz de la evidencia de Yamano, History Channel y las personalidades en pantalla del documental han expresado varias formas de preocupación e incredulidad.

"No sé qué decir", dice Kent Gibson, el experto en reconocimiento facial que History Channel contrató para analizar la fotografía. Amelia Earhart: La evidencia perdida. "No tengo una explicación de por qué [la fotografía] aparecería dos años antes".

En el documental, Gibson dijo que basándose en las proporciones faciales y corporales de los dos caucásicos, dijo que era "muy probable" que la fotografía contuviera a Earhart y Noonan.

En una entrevista telefónica con National Geographic, Gibson agregó que desde que se filmó el documental, ha adquirido un nuevo software de reconocimiento facial que señala una coincidencia entre el hombre caucásico de la fotografía y Fred Noonan. Su software anterior había indicado que había muy pocos píxeles en la fotografía para realizar con éxito el análisis. (En un correo electrónico de seguimiento, Gibson declinó hacer comentarios adicionales).

En una declaración enviada por correo electrónico a National Geographic y publicada por separado en Twitter, History Channel dijo que tiene un equipo de investigadores "explorando los últimos desarrollos sobre Amelia Earhart", prometiendo transparencia en sus hallazgos.

"En última instancia, la precisión histórica es lo más importante para nosotros y nuestros espectadores", dijo el canal.

Nota del editor: esta historia se ha actualizado para incluir una traducción del título del diario de viaje, así como hipervínculos que enlazan directamente con páginas específicas del diario de viaje. Mari Robinson brindó asistencia con la traducción.


Los médicos especulan que los restos son de ella.

Fue el Dr. Duncan Macpherson, la autoridad médica central de la Alta Comisión del Pacífico Occidental, quien examinó los restos. En el otoño de 1941, Macpherson dijo a las autoridades que era difícil determinar de manera decisiva si los restos pertenecían a Amelia Earhart. Los huesos que quedaron perdidos resultaron ser las pistas esqueléticas necesarias para determinar con precisión la identidad en su análisis.

125345 14: Foto de la piloto Amelia Earhart de pie junto a su avión. (Foto de Getty Images)

El Dr. Macpherson concluyó que las pruebas de los restos encontrados en Nikumaroro no fueron concluyentes. No fue sino hasta que los restos fueron enviados a un segundo médico que se pudo determinar la identidad de la persona a la que alguna vez perteneció, resucitando una vez más la esperanza de que se había encontrado el lugar de descanso final de Earhart & rsquos.


Amelia Earhart

Amelia Earhart fue quizás la aviadora más famosa en la historia de Estados Unidos, estableciendo récords de velocidad y distancia no solo para las mujeres, sino también para los pilotos masculinos. Inicialmente, no estaba impresionada con los aviones, hasta que el piloto Frank Hawks la llevó el 28 de diciembre de 1920. Más tarde dijo: "Para cuando llegué a doscientos o trescientos pies del suelo, supe que tenía que volar". Amelia Mary Earhart nació el 24 de julio de 1897, de Edwin y Amy Earhart. Amelia's sister, Muriel (Pidge), was born two and a half years later and would remain a close friend of Amelia's (Millie) throughout her life. Amelia's grandfather, retired U.S. District Court Judge Alfred Otis, was one of the leading citizens of Atchison, Kansas. Otis felt that his son in law, Edwin, an attorney, failed to measure up to his standards of providing social status and a large income for his family. Earhart was plagued by that disapproval during his marriage to Amy, and it would later play a part in the Earhart family's disintegration. The legacy of disapproval and doubt would follow Amelia from her childhood tomboy years through her flying career. Amelia defied the conventional little girl behavior of the time by climbing trees, “belly-slamming” her sled to start it downhill, and by hunting rats with a .22 rifle. She also kept a scrapbook filled with newspaper clippings of women who had been successful in such predominantly male-oriented careers as the law, film direction and production, advertising, mechanical engineering, and management. Edwin Earhart's private law practice failed. He took an executive position with the Rock Island Line Railroad in Des Moines, Iowa, in 1905. It was in Des Moines in 1907 that Amelia saw her first airplane at the Iowa State Fair. She said later, “It was a thing of rusty wire and wood and not at all interesting.” It was not until more than a decade later that her interest in flying would be set ablaze. In 1909, when Amelia was a young teenager, Edwin was promoted, and their standard of living improved. Soon after, Edwin began to drink and it became apparent to Amelia, friends and neighbors that he had become an alcoholic. After Edwin was fired from The Rock Island Railroad in 1914, Amy took the children to live with friends in Chicago. Using trust fund money, Amy sent the girls to private intermediate schools in preparation for college. After graduating from Chicago's Hyde Park High School in 1915, Earhart left to visit her sister at a college preparatory school in Canada. It was there that Earhart decided to train and work as a nurse's aide in Spadina Military Hospital in Toronto, Ontario, in November 1918. In the fall of 1919, Earhart enrolled in a pre-med program at Columbia University, but in 1920 quit to rejoin her recently reunited parents in California. Several months after her arrival, she attended a stunt-flying expedition with her father at Daugherty Field, Long Beach. Earhart's heart raced when an aircraft flew directly over their seats. The next day she was given a 10-minute flight. Only five days after her first ride, Earhart took her first flying lesson from pioneer aviatrix, Anita “Neta” Snook, at the Kinner Field near Long Beach. Within six months, Earhart had saved enough money to purchase her first aircraft, a second-hand Kinner Airster. That two-seat yellow biplane, which she affectionately named Canary, was used by Earhart on October 22, 1922 to set her first woman's record of rising to an altitude of 14,000 feet. On May 15, 1923, she received her pilot's license from the Federation of Aeronautique Internationale (FAI) — the 16th woman to do so. Realizing there was little monetary compensation for high-altitude flying, Earhart sold the Canary and purchased a yellow Kissel automobile. In 1924, after her parent's divorce, she then traveled with her mother across the country to Boston, Massachussetts. While in Boston in the fall of 1925, Earhart took a position as a novice social worker at Denison House. She also joined the Boston chapter of the National Aeronautic Association, where she invested what money she had into a company that would build an airport and market Kinner airplanes in Boston. During that time, Earhart used her growing notoriety to market Kinner planes, and to promote flying, especially to Women Pilots, by writing regular columns on the subject. los Boston Globe called her “one of the best women pilots in the United States.” Earhart's career as an aviatrix took off the day she received a telephone call from Captain H.H. Railey on April 27, 1926, inquiring if she wanted to be the first woman to fly across the Atlantic Ocean. After an interview in New York with the project coordinators and book publisher, publicist — and future husband — George P. Putnam, Earhart was invited to join pilot Wilmer “Bill” Stultz and co-pilot/mechanic Louis E. “Slim” Gordon on a flight from Trepassey Harbor, Newfoundland, to Burry Port, Wales. Putnam, after successfully publishing writings by Charles A. Lindbergh, foresaw Earhart's flight as a bestselling story for his publishing house. Although Earhart did not receive monetary compensation for the flight as Stultz and Gordon had, she was promised publicity from being the first woman to fly across the Atlantic Ocean. In the multi-engined Fokker F7 dubbed Friendship, the crew made several attempts, due to poor weather conditions, before they finally left Boston Harbor and headed north to land at Trepassey, Newfoundland. High winds grounded the crew for days, while Stultz turned to drinking. On June 16, Earhart exercised her authority as commander of the trip by getting Stultz dosed with coffee and onto the pontoon-converted plane. Four hundred miles into the flight, Gordon took the controls and Stultz promptly fell asleep. Since Earhart was unfamiliar with the use of navigational instruments, she could not fly the plane herself. Twenty hours and forty minutes later, the crew spotted land and touched down on water near Burry Port, Wales, 140 miles short of their intended destination of Southampton, Ireland. The overwhelming publicity of the event that Earhart received was put to good use by Amelia and Putnam. She set several other aeronautical records between that flight and and her final one in 1937. In the fall of 1928 she published the successful book, 20 Hours 40 Minutes, about her trip in the Friendship and she also became a writer for Cosmopolitan Magazine. She also was named the General Traffic Manager at Transcontinental Air Transport (later known as TWA). During the preparation for the Atlantic trip, Earhart's friendship with still-married George Putnam blossomed. Upon his divorce, and after signing a prenuptial agreement guaranteeing her continued independence, she married Putnam in December 1929. He would support and publicize her flying career. In 1929, Earhart organized a cross-country air race dubbed the Women's Air Derby for pilots from Los Angeles to Cleveland — later nicknamed the “Powder Puff Derby” by Will Rogers. Earhart placed third in that race. She was the first woman to fly solo across the Atlantic Ocean on May 20 and 21, 1932, the fifth anniversary of Lindbergh's famed flight, finishing it in 14 hours and 56 minutes. She was awarded the National Geographic Society's gold medal from President Herbert Hoover and Congress awarded her the Distinguished Flying Cross, the first ever given to a woman. On August 24-25, 1932, she became the first woman to fly solo nonstop from coast to coast, setting the transcontinental speed record for flying 2,447.8 miles in 19 hours and five minutes. And on July 7 and 8, 1933, she broke her previous women's nonstop transcontinental speed record by making the same flight in 17 hours and seven minutes. Other speed records she broke or set include being the first person to fly solo across the Pacific from Honolulu, Hawaii, to Oakland, California, at a distance of 2,408 miles, on January 11, 1935. Ten pilots had already lost their lives attempting to cross the Pacific. Therefore, her plane was equipped with a two-way radio, making it the first ever carried in a civilian plane. Over April 19 and 20, 1935, she was the first person to fly solo from Los Angeles, California, to Mexico City, Mexico, in 13 hours and 23 minutes. Then on May 8 of that same year, she was the first person to fly solo nonstop from Mexico City to Newark, New Jersey, in 14 hours and 19 minutes. Between the fall of 1935 and her disappearance in July 1937, Earhart served at Purdue University as a consultant in the Department for the Study of Careers for Women, and as a technical advisor in the Department of Aeronautics, which was part of the School of Mechanical Engineering. She became interested in Purdue because at the time it was the only university in the United States with a fully equipped airport. In addition, campus women were encouraged to receive practical mechanical and engineering training. Earhart lectured and conducted conferences with Purdue faculty and students. She initiated studies on new career opportunities for women, a lifelong passion of hers, and most importantly, served as an example of a successful modern woman to female Purdue University students. During a dinner party at Purdue University President Edward C. Elliott's home, Earhart told of her desire for a flying laboratory where she could conduct studies of the effects of long-distance flying on pilots. By night's end, she received $80,000 in donations from fellow guests David Ross J.K. Lilly, of the Eli Lilly Drug Company Vincent Bendix and manufacturers Western Electric, Goodrich, and Goodyear. The funds were used to purchase a new twin-engine Lockheed Electra 10E airplane specially suited for Earhart, and it was delivered in 1936. Shortly before her 40th birthday in 1937, Earhart expressed a desire to be the first woman to fly around the world. Not only would she be the first woman, but she would also travel the longest possible distance, circumnavigating the world at its girth. Referring to the flight, she said, “I have a feeling that there is just about one more good flight left in my system, and I hope this trip is it.” She chose Fredrick Noonan for her navigator, because of his knowledge of the Pacific Area, having worked for Pan American Pacific Clipper. Using her Lockheed Electra 10E, they set off on March 17, 1935, for a flight from Oakland, California to Hawaii. During takeoff from Luke Field near Pearl Harbor, the plane was seriously damaged when Earhart overcompensated for a dropped right wing, causing the aircraft to go out of control. The plane was shipped to California for repairs while Earhart planned her next departure. Since they were leaving so much later in the year, Earhart decided to travel in the reverse direction from her original plan to fly west. Weather conditions were more favorable in the Caribbean and Africa. After the plane's delivery, on May 21, 1937, Earhart and Noonan departed from Los Angeles, California, to Florida to begin their 29,000 mile journey. On June 1, 1937, Earhart and Noonan departed Miami, Florida, to San Juan, Puerto Rico. From there, they traveled to South America, then on to Africa and the Red Sea. Becoming the first to fly non-stop from the Red Sea to Karachi, India, they traveled from there on to Rangoon, Bangkok, Singapore, and Bandoeng where they were prevented from departing for several days because of monsoons. During that time, Amelia became ill with dysentery that lasted for several days. At that time, repairs were made to the long-distance instruments, which had been giving them trouble. It was not until June 16, 1937, that the pair was able to depart for Port Darwin, Australia, where the direction finder was repaired and their parachutes were shipped home because they “would be of no value over the Pacfic.” They reached Lae, New Guinea, in the mid-Pacific on June 29. With only 7,000 miles left, their next stop would be one of the most navigationally challenging locations, Howland Island, which was only a mile and a half long and half a mile wide. Inaccurate navigational maps had plagued Noonan throughout the trip therefore, the U.S. Coast Guard cutter Itasca was stationed just off shore to act as their radio contact. Radio conditions were poor and the Itasca was bombarded with commercial radio traffic generated from the flight. To provide additional illumination, three other U.S. ships — burning every possible light on deck — were positioned along the flight route as markers. About that additional help, Earhart remarked, “Howland is such a small spot in the Pacific that every aid to locating it must be available.” At 0:00 hours Greenwich Mean Time (GMT) on July 2, 1937, the Electra took off from Lae with an estimated 1,000 gallons of fuel, allowing for 20 to 21 hours of flight. Despite favorable weather reports, Noonan's premier method of celestial navigation was impossible due to overcast skies and intermittent rain showers. At 08:00 hours, Earhart's plane was on course at roughly 20 miles southwest of the Nukumanu Islands, but headwind speeds had increased by 10 to 12 mph. It is doubtful that Earhart had received the headwinds report prior to her radio transmission. She made irregular transmissions throughout most of the flight and those received were faint and full of static. At 19:30 hours, Earhart reported to the Itasca, “We must be on you, but we cannot see you, but gas is running low. been unable to reach you by radio . we are flying at 1,000 feet,” at which point the Itasca produced thick black smoke into the air that trailed the ship for approximately 10 miles. Radio controllers continued to transmit, but could not establish two-way contact. Sixteen minutes later, at 19:46 hours GMT, Earhart made her final transmission: “We are on the line position 157-337 will repeat this message. We are running north and south.” los Itasca continued to make attempts to establish two-way contact, broadcasting on all channels until 21:30 hours GMT when it was determined that her plane must have ditched into the ocean. With that determination, the most expensive air and sea search so far in history was begun, totalling $4 million and covering 250,000 square miles of ocean. President Franklin Roosevelt had dispatched nine naval ships and 66 aircraft, but on July 18, the main search was abandoned. George Putnam continued the search until October, when he also abandoned hopes of locating his wife and the navigator. Earhart's own courage and bravery is illustrated in a letter left to Putnam in case the flight would be her last. She wrote,


Amelia Earhart: Using Fashion to Inspire Flight

Today we celebrate Amelia Earhart’s birthday as well as her accomplishments in flight and as a public figure. Most are familiar with Earhart’s aviation career and her mysterious disappearance, but her other achievements can be easily overlooked.

Did you know Earhart created a clothing line called “Amelia Fashions” in 1933? Earhart had been interested in flying apparel for women for years. At the beginning of her career, Earhart had to wear aviation suits that were designed for men and poorly fitted for a woman. There was nothing else available.

Amelia’s fashion line was made up of wrinkle-free dresses, skirts, pants, and outerwear. Some designs even used materials such as parachute silk and fabric used for airplane wings. The outfits were crafted for practicality and designed to suit the needs of “active women.” They broke the mold for traditional women’s dress during the 1930s.

While ultimately unsuccessful, “Amelia Fashions” set an example for women everywhere that there was nothing they could not do whether that meant flying a plane or becoming a designer.

Although Amelia herself was shy, she did not back down from the task of elevating the role of women in aviation and society. Serving as the first president for the Ninety-Nines, a society of female aviators, Earhart set out to prove that women didn’t have to fit into the role that was expected of them at the time. Amelia encouraged her fellow female pilots to fly more often with her “Hat of the Month” program, which awarded the Ninety-Nine who flew into the most airports with a Stetson hat she had designed herself.

She also designed a practical two-piece flying suit with interlocking “9s” for the Ninety-Nines, although it was never formally adopted. The suit is on display in our Pioneers of Flight galería.

In 1935, Phoebe Omlie said in an article for the National Aeronautics Magazine that Amelia was, “all woman and one that the other women of America can proudly put up as an example of their contribution to the progress of this great generation.”

In a conversation with Louise Thaden, Amelia once said, “We can fly — you know that.” But Amelia was not satisfied keeping this knowledge between herself and other female aviators. Even though proving to the world that women were smart, capable flyers was often like butting their heads “into a stone wall,” Amelia and her peers in the Ninety-Nines decided to change society’s perception of women through flight and, occasionally, through fashion.