Podcasts de historia

César negro: el jefe africano que fue capturado por esclavistas y se convirtió en pirata

César negro: el jefe africano que fue capturado por esclavistas y se convirtió en pirata


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Black Caesar fue un notorio pirata que vivió entre los 17 th y 18 th siglos. Originario de África occidental, Black Caesar fue capturado y vendido como esclavo. El barco en el que estaba, sin embargo, se hundió frente a la costa de Florida, pero Black Caesar sobrevivió y comenzó su carrera en la piratería, alcanzando finalmente notoriedad. Finalmente, el reinado de terror de Black Caesar llegó a su fin en 1718, cuando fue condenado por piratería y ejecutado.

Si bien los piratas negros no eran inusuales, muchos de sus nombres se han perdido en la historia. Uno de los que aún hoy se recuerda es Black Caesar. Según la leyenda, Black Caesar fue un jefe de África Occidental antes de convertirse en pirata. Se dice que era alto, fuerte e inteligente. Durante ese tiempo, los colonos europeos en el Nuevo Mundo necesitaban esclavos africanos para trabajar en sus plantaciones, lo que dio impulso al comercio de esclavos.

Black Caesar es secuestrado por comerciantes de esclavos

La historia cuenta que Black Caesar había sido el objetivo de los esclavistas, pero logró escapar de su alcance varias veces. Al final, sin embargo, fue el engaño lo que provocó su captura. Un capitán logró captar la atención del jefe africano con un reloj de oro y prometiendo tesoros mayores. Logró atraer a Black Caesar y sus hombres a su barco de esclavos. Una vez a bordo, a los futuros esclavos se les dio comida, mientras se los seducía con sedas, joyas y música. Mientras estaban así distraídos, el barco comenzó a zarpar y cuando Black Caesar se dio cuenta, ya era demasiado tarde. Aunque los africanos se defendieron, fueron sometidos por la tripulación del barco.

Black Caesar y sus hombres son capturados por traficantes de esclavos. (Noah Scalin / CC BY-SA 2.0 )

Así comenzó el viaje forzado de Black Caesar a través del Atlántico hacia el Nuevo Mundo. Durante el viaje, Black Caesar se negó a comer o beber. Habría muerto si no hubiera sido por un amable marinero que le dio de comer y los dos se hicieron amigos. El barco chocó contra un huracán frente a las costas de Florida y el barco se hundió, matando a casi todos a bordo. Los únicos dos supervivientes fueron Black Caesar y el marinero, que se subieron a una lancha llena de municiones y suministros y escaparon.

Black Caesar comienza su vida como pirata

Black Caesar y el marinero se dedicaron ahora a la piratería. Su modus operandi era hacerse pasar por marineros náufragos y pedir ayuda a los barcos que pasaban. Una vez que estuvieran a bordo de un barco, soltarían su disfraz, robarían el barco y llevarían el botín a su escondite. Esto continuó durante varios años y los dos hombres pudieron amasar una gran fortuna.

Black Caesar y su amigo, el marinero, emprenden una vida de piratería. ( Noah Scalin / CC BY-SA 2.0)

Black Caesar tuvo una pelea con su compañero, lo que resultó en la muerte de este último. El conflicto fue provocado por una mujer a la que habían secuestrado en un barco. Ambos hombres querían a la mujer para él y se produjo un duelo, durante el cual Black Caesar mató a su amigo. Black Caesar continuó sus actividades piratas y reclutó algunos barcos y hombres con el botín que había ganado, lo que le permitió asaltar barcos en aguas abiertas. Cuenta la leyenda que Black Caesar hizo que enterraran su botín pirata en algún lugar de Elliott Key.

Black Caesar se une a la tripulación de Blackbeard

La mayoría de las fuentes afirman que Black Caesar finalmente se unió a la tripulación de otro pirata infame, Blackbeard. Aparentemente, fue nombrado teniente del buque insignia de Barbanegra, La Venganza de la Reina Anne . En 1718, Barbanegra fue asesinado por el teniente Robert Maynard de la Royal Navy. Black Caesar fue uno de los pocos piratas que sobrevivieron a esa batalla. Fue capturado y llevado a juicio en Williamsburg, Virginia. Fue declarado culpable de piratería y ahorcado.

  • La muerte de un pirata para mí: la tripulación ahogada de Black Bellamy encontrada en el cementerio de bucaneros masivo estadounidense más grande
  • Primer edificio colonial conocido en África subsahariana, con una historia oscura, revelado al público
  • ¿Es esta la verdadera razón por la que los piratas usaban parches en los ojos?

Black Caesar se unió a la tripulación de Blackbeard. (Jappalang / Dominio púbico )

Curiosamente, Cindy Vallar señala que el Black Caesar que formaba parte de la tripulación de Blackbeard no era de hecho el mismo hombre que Black Caesar que operaba en los Cayos de Florida. Vallar señala que el primero era en realidad un esclavo propiedad de Tobias Knight de Carolina del Norte antes de convertirse en pirata. Por lo tanto, es posible que haya dos Black Caesar y que sus historias se hayan combinado, en cuyo caso el destino final del Black Caesar de los Cayos de Florida quizás se haya perdido en la historia.


11 conexiones interesantes entre la piratería y la esclavitud que no escuchaste de tu maestro

La intrigante historia de la piratería se ha vuelto cada vez más popular con cada año que pasa. Los piratas crearon su propia subcultura doble con igualdad a bordo de sus cubiertas y la capacidad de vivir sus vidas en sus términos mientras abrazan una vida de crimen y saqueo. Tenemos dos imágenes de piratas en la imaginación moderna: el pirata despiadado que era propenso a la violencia y el asesinato, y el pirata torpe y adorable con un corazón de oro que se hizo famoso en las películas contemporáneas.

Una característica inusual de la vida pirata es que, incluso con los inicios del comercio de esclavos durante la Edad de Oro de la Piratería (1650-1730), alrededor del 30% de los piratas eran negros. Con la esclavitud en aumento, ¿estos hombres eran libres o eran esclavos? Muchos piratas eran traficantes de esclavos, mientras que algunos capitanes de barcos piratas eran conocidos por liberar esclavos y permitirles unirse a la tripulación. Otros harían que sus nuevos tripulantes negros hicieran los trabajos más humildes en el barco. Todavía hay otros casos en los que los tripulantes negros pudieron ascender en las filas, y se convirtieron en miembros respetados de la tripulación y temieron a los piratas en alta mar.

A medida que aumentaba el número de piratas y el número de miembros negros de su tripulación, muchos escritores contemporáneos ocultaron la existencia de piratas negros porque temían las rebeliones de esclavos y el abandono. Algunos piratas se convirtieron involuntariamente en liberadores de esclavos y ayudaron a retrasar el dominio de la esclavitud, que no llegaría hasta finales del siglo XVIII y principios del XIX después del fin de la Edad de Oro de la Piratería. Si bien la mayoría de los barcos piratas eran igualitarios y proporcionaban una cantidad más significativa de libertad a bordo de sus barcos que la mayoría de los hombres, tanto blancos como negros, podían encontrar en otros lugares en ese momento, la relación entre la piratería y la esclavitud es complicada.


Un error común sobre los piratas es que todos eran europeos blancos o hombres de ascendencia europea. Los esclavos fugitivos descubrieron que unirse a una tripulación pirata era la mejor manera de escapar verdaderamente de su esclavitud. Muchos huyeron de las plantaciones o se unieron a comunidades marrones de esclavos fugitivos, y eventualmente viajaron a ciudades portuarias para encontrar una tripulación pirata a la que unirse. Se estima que el 25-30% de los antiguos esclavos que estaban sirviendo en barcos piratas entre 1715 y 1726 eran esclavos fugitivos propiedad de los españoles, llamados cimarrones. En los siglos XVII y XVIII, los marineros negros eran de conocimiento común, tanto que los esclavos fugitivos se disfrazaban de marineros para escapar del sur de Estados Unidos. En la década de 1830, Frederick Douglass vestía ropa de marinero y tenía papeles que le había dado un marinero para escapar de la esclavitud en el sur.

Aunque los negros podían obtener más autonomía y libertad a través de la vida en el mar, convertirse en piratas era lo ideal para ellos. Abordar un barco pirata era una forma de que los esclavos fugitivos escaparan del Norte, donde aún existía la posibilidad de que lo secuestraran y lo revendan como esclavo o lo devuelvan a sus dueños. En 1643, la Federación de colonias de Nueva Inglaterra de Massachusetts, New Haven, Connecticut y Plymouth aprobó un artículo que permitía que los esclavos fugitivos fueran devueltos a sus dueños. Si bien no hubo una Ley oficial de esclavos fugitivos hasta fines del siglo XVIII, muchos esclavos fugitivos siempre vivieron con el temor de ser descubiertos y devueltos a sus amos: abordar un barco pirata o elegir una vida en el mar era una forma de escapar de América del Norte y el posibilidades de ser devuelto a la esclavitud.


Vídeo destacado

10 mejores películas de misterio de asesinatos que nos engañaron a todos

Desglose del episodio 2 de Loki: explicación de la teoría de Lady Loki y la posible teoría de Kang

Cuestionario de amigos: El de Rachel

Scrubs: 10 peores cosas que JD ha hecho

Star Trek: 8 cosas que te perdiste en el tráiler de la temporada 2 de Picard

10 estrellas de cine que tuvieron su mejor actuación en la televisión

El cuestionario de la teoría del Big Bang: ¿Fue mi primera o última línea?

Prueba de amigos: ¿Puedes adivinar lo que dicen estos personajes a partir de una sola imagen?

Amigos o el cuestionario de la teoría del Big Bang: ¿Quién lo dijo: Chandler Bing o Sheldon Cooper?


Tesoro enterrado de Black Ceasar

  • Otro pirata que estableció su cuartel general cerca del puerto de Charlotte fue Black Caesar. Era un ex esclavo que escapó a la costa oeste de Florida. Poco después se convirtió en líder de los piratas y construyó su base en la isla Sanibel. Se dice que capturó un galeón español frente a Cuba y lo llevó de regreso a su fortaleza. Entre otras cosas, en el galeón había 26 toneladas de plata, que enterró rápidamente. Este enorme tesoro supuestamente se encuentra en o cerca de la isla Sanibel.
  • En 1798, Black Caesar enterró un barco cargado de barras de plata en el extremo norte de Cayo Largo. Este tesoro había sido capturado de un galeón español en ruta a España desde Vera Cruz, México. Black Caesar hizo que los españoles cavaran un enorme agujero para la plata, luego los mató a todos y los enterró en el agujero con el tesoro.

Sanibel Island está a unos 20 minutos de mí. Me dirijo a la tienda para conseguir un detector de metales ahora mismo. ¡Busque RumShopRyan en los titulares pronto!

Una y otra vez desde algún lugar del sur
RumShopRyan

PD - ¿Pronto nos iremos? Estos enlaces recomendados a continuación lo ayudarán a ahorrar dinero y reservar su viaje:

  • Agarra un Tarjeta de descuento Caribbean Preferred. Te ahorrará una tonelada de dinero. Te da acceso a la mayor colección de descuentos y promociones de amplificadores de la isla. Clic aquí para saber más.
  • Consulte nuestras tarjetas de crédito de viaje recomendadas. ¡Así es como viajamos gratis!
  • Obtenga su vuelo con Skyscanner (nunca perderá un vuelo barato)
  • Consigue tu alojamiento con Booking.com - Tienen grandes ofertas
  • ¿Le encantan las mascotas y un lugar libre para quedarse? Definitivamente intente conseguir un libro guía
  • Necesita algo en Amazon, use este enlace, ¡gracias!
  • Obtenga su seguro de viaje con World Nomads o aquí
  • ¿Necesitas algo más? Consulte nuestra lista de empresas favoritas en nuestra página de recursos.

Usamos todas las empresas enumeradas aquí o en la página de recursos. Al reservar a través de estos enlaces, la pequeña comisión que ganamos nos ayuda a brindarle más contenido caribeño para que pueda ahorrar dinero y tener mejores vacaciones en la isla. ¡Crystal y yo apreciamos enormemente cualquier apoyo!


Historias relacionadas

Black Caesar, un jefe de guerra africano de gran tamaño e inmensa fuerza, había estado evadiendo la captura de los esclavistas varias veces antes de que lo engañaran para que abordara un barco para obtener un tesoro, sin darse cuenta de que estaba a bordo de un barco de esclavos.

Era demasiado tarde cuando se dio cuenta de que lo habían engañado, pero a mitad del viaje a las Indias Occidentales con la esperanza de vender a los hombres negros a bordo como esclavos, el barco chocó con un huracán frente a la costa de Florida.

Black Caesar se había hecho amigo de un marinero, uno de los miembros de la tripulación blanca, que lo liberó en medio del caos de la tormenta.

Los dos lograron escapar de la tormenta en una lancha que se decía estaba cargada con municiones y otros suministros.

Por lo tanto, sobrevivieron, pero los que estaban a bordo no. Durante años, los dos se hicieron pasar por marineros de un naufragio que robaron violentamente los barcos que acudieron a su rescate.

“Los barcos que pasaban por la costa eran atraídos, y cuando los barcos que pasaban se acercaban, Black Caesar y el marinero robaban a los comerciantes todas sus riquezas y suministros. Si el capitán se negaba a entregar sus riquezas y suministros, Black Caesar y el marinero amenazarían al capitán hundiendo el barco. Los dos pudieron continuar con este esquema durante varios años hasta que los dos tuvieron muchos tesoros y muchas reservas, que estaban en los Cayos de Florida.”Según cuentas de pirateshowcancun.com.

Una ilustración de Black Caesar & # 8212 Learning History

Sin embargo, los dos, con el tiempo, se enfrentaron por una mujer y, según los informes, Black Caesar mató a su colega.

En los años siguientes, pudo acoger a más piratas y comenzó a atacar barcos en mar abierto.

Muchos relatos afirman que amasó una fortuna e incluso mantuvo un campo de prisioneros y un harén de unas 100 mujeres secuestradas en los Cayos.

Según los informes, muchos de sus cautivos murieron de hambre ya que él los dejó sin provisiones durante sus viajes.

A principios de la década de 1700, Black Caesar se unió a la tripulación de otro pirata conocido, Blackbeard.

Después de que Blackbeard muriera a manos del teniente Robert Maynard en 1718, Black Caesar y la tripulación sobreviviente fueron capturados por las autoridades coloniales de Virginia.

Fue llevado a Williamsburg, Virginia, donde fue ahorcado por sus crímenes en 1718.

Black Caesar todavía es recordado por muchos como un pirata duradero, que sobrevivió a muchos de sus contemporáneos.


LAS LEYENDAS DEL CÉSAR NEGRO

LOS FLORIDIANOS MÁS DEL SUR MÁS CERCANOS A LA Piratería es el precio anual de sus boletos de los Miami Dolphins. Aislados como estamos por la vida moderna, es difícil imaginar lo salvaje y peligrosa que alguna vez fue Florida.

Mucho antes de que los hoteles y condominios saquearan nuestras playas, los pocos pioneros que fueron lo suficientemente valientes, o lo suficientemente estúpidos, para establecerse en el sur de Florida, vivían con un miedo mortal a los barcos bucaneros que vagaban por nuestras costas.

Las historias de las hazañas de los piratas se han convertido en una parte colorida de la historia de los Estados Unidos, casi hasta el punto de convertirlos en héroes populares venerados. Tampa, por ejemplo, celebra un festival en honor a Gasparilla, el almirante español renegado que, según la leyenda, aterrorizó la costa del Golfo a principios del siglo XIX. Los habitantes de Carolina del Norte están igualmente orgullosos de Edward Teach, el infame & quotBlackbeard & quot, cuyo abrevadero favorito en Florida era Boca Raton, que aún no es exclusivo. Cayo Hueso, Nueva Orleans, Jamaica, las Islas Caimán y muchos otros lugares del Caribe se jactan de tener piratas en su pasado.

Una de las leyendas menos conocidas es la de César Negro, quien, si hay que creer en los mitos que rodean su nombre, fue el bucanero más grande y mezquino que jamás navegó en el Main español.

Hay varias versiones de la historia de Black Caesar, pero la más popular indica que era un hombre negro que navegó con Blackbeard y fue capturado y ahorcado en Virginia a principios del siglo XVIII.

Cualquiera que sea la verdad, es un hecho que una entrada natural llamada Black Caesar's Creek apareció en un mapa británico a mediados del siglo XVIII. Ubicada justo al sur de Elliott Key en el Parque Nacional Biscayne, la ensenada se conoce hoy como Caesar Creek.

En medio del arroyo hay una pequeña isla llamada Black Caesar's Rock. Decenas de embarcaciones de recreo pasan a su lado todos los días, a salvo ahora de las embarcaciones piratas que una vez aterrorizaron a los barcos en las aguas cercanas.

La mayoría de las historias sobre Black Caesar mencionan un anillo de hierro incrustado en el coral de su isla. Aparentemente, el anillo se usó para amarrar su barco y, cuando fue necesario, para tirar la nave de costado de modo que sus mástiles estuvieran ocultos de la detección detrás de los árboles.

El anillo de hierro desapareció hace mucho, por supuesto, y solo queda la leyenda. El comodoro Ralph Monroe, uno de los primeros colonos cuya casa frente a la bahía en Coconut Grove es ahora un parque estatal, exploró Black Caesar's Rock muchas veces & quot. buscando un tesoro enterrado, pero no encontrando nada más que hierro oxidado.

Separar lo apócrifo de la verdad absoluta sobre Black Caesar resulta tan inútil como la búsqueda del comodoro Monroe del tesoro escondido del pirata.

Por ejemplo, Monroe describió a César como un "negro gigante" que se aprovechó del transporte marítimo a principios del siglo XIX. Sin embargo, Caesar's Creek ya fue nombrado en los mapas en 1774, y el Black Caesar, que supuestamente fue ahorcado junto a Blackbeard en Williamsburg, Virginia, en 1718, difícilmente podría haber amenazado a los barcos un siglo después. Además, la mayoría de las versiones muestran a Blackbeard siendo derribado por la Armada Británica, sufriendo al menos 25 heridas en su cuerpo.

Muchos historiadores han llegado a la conclusión de que en realidad hubo dos Césares Negros. Según Tom Hambright, director de historia de la Biblioteca de Key West, casi cualquier pirata negro que vivió durante los años 1700 y 1800 podía llamarse Black Caesar.

Los registros del censo almacenados en la biblioteca indican que un colono negro llamado César vivió en los Cayos superiores a mediados del siglo XIX. No hay forma de determinar si estaba relacionado con el infame pirata, pero dado que la ocupación del hombre figura como quemador de carbón, es evidente que nunca vio nada del botín del pirata.

Boe Pent, que nació en Key West en 1810 y vivió hasta los 105 años, se jactaba de haber visto Black Caesar. Poco antes de su muerte en 1915, Pent le contó su historia a Charles Frow, uno de los primeros residentes de Coral Gables. Frow, a su vez, contó la historia de Pent a los periódicos locales.

Según los recuerdos de PENT, César fue un jefe tribal africano muy admirado por su enorme tamaño y magnífica apariencia: el Arnold Schwarzenegger de los príncipes africanos. Desafortunadamente, su cerebro no coincidía con su tamaño. Atraído por los bienes comerciales, fue lo suficientemente ingenuo como para abordar un barco de esclavos.

Sorprendido cuando la tripulación del barco intentó tomarlo prisionero, César luchó ferozmente pero finalmente se sintió abrumado. El barco salió de África con el príncipe derrotado encadenado en su bodega.

Afortunadamente para César, el ayudante de un barco le tomó simpatía y le proporcionó comida y bebida. Cuando el barco cruzó el Atlántico, los dos desarrollaron una estrecha amistad.

La relación era tan fuerte que cuando el barco de esclavos se hundió en una devastadora tormenta frente a la costa de Florida, el oficial rescató a César. De alguna manera, los dos hombres sobrevivieron a la tormenta y llegaron a la isla que un día se conocería como Black Caesar's Rock.

Dado que las oportunidades de trabajo para los expríncipes y los compañeros náufragos eran inexistentes, los dos recurrieron a la piratería.

Black Caesar's Rock era una base de operaciones ideal. Mirando desde el océano, el canal hacia la isla era invisible, perdido entre los manglares. Sin embargo, los piratas tenían una visión clara de las rutas de navegación.

Mientras los barcos desprevenidos pasaban por la isla, César y su compañero zarpaban y atacaban, saqueando los barcos y desapareciendo como por arte de magia en los manglares.

La sociedad prosperó hasta que los dos hombres tomaron prisionera a una bella inglesa. Cada hombre quería a la mujer para sí mismo. César resolvió el dilema de la manera típica de un pirata: mató al hombre que una vez le había salvado la vida.

Pero el romance para César fue un asunto de corta duración. Los piratas a menudo tomaban el término "asesino de mujeres" de manera bastante literal. Cuando Black Caesar decidió dejar su isla, se despidió de su mujer cautiva matándola.

En este punto, la historia de Boe Pent difiere de otros cuentos sobre Black Caesar. Una versión, por ejemplo, tiene a César abandonando su isla y uniendo fuerzas con Barbanegra, una asociación que terminó mal para ambos. Atrapados en el río James en Virginia por dos buques de guerra británicos, los piratas decidieron luchar.

Cuando abordaron su barco, Barbanegra murió casi de inmediato. César bajó para volar el barco, pero fue capturado cuando intentaba seguir la última orden de Barbanegra.

Otra versión de la historia de Black Caesar lo muestra viviendo casi 100 años después, cuando la costa atlántica del sur de Florida estaba cada vez más patrullada por cañoneras estadounidenses.

Después de varias evasiones estrechas, César navegó hacia las aguas más seguras de la costa del Golfo, donde se unió al almirante español convertido en pirata Gasparilla y pasó años atacando a los barcos comerciales.

Los dos piratas finalmente se encontraron con su pareja cuando atacaron un buque de guerra de la Armada de los Estados Unidos disfrazado de buque mercante inglés. Incapaces de correr esta vez, murieron luchando valientemente, uno al lado del otro.

Tom Hambright, cuya biblioteca de Key West es el depósito de todos los registros de la fuerza antipirata de la Armada, se muestra escéptico sobre esta versión de la muerte de César.

Señala que el comodoro David Porter y su escuadrón de las Indias Occidentales prácticamente acabaron con la piratería en la región del sur de Florida y el Caribe a principios de la década de 1820, y que no se hace una sola mención a César o Gasparilla.

El fallecido historiador de Miami David True, sin embargo, insistió en que César fue capturado por la Marina. Describió al pirata como mitad escocés, mitad negro, un esclavo fugitivo que luego fue capturado y devuelto a Key West. Allí fue atado a un árbol y quemado hasta morir. El fuego fue iniciado por la viuda de una de las víctimas de César, un predicador cuyos ojos el pirata había quemado.

LO QUE LA MAYORÍA DE LOS CUENTOS SOBRE Black Caesar tienen en común son los detalles de su crueldad.

Uno de sus métodos favoritos de tortura era encadenar a su víctima a una roca durante la marea baja. El hombre sufriría bajo un brutal sol tropical mientras el agua del mar se elevaba lentamente a su alrededor y finalmente lo ahogaba. Grilletes incrustados en coral, muy parecidos a los que se dice que utilizó Caesar, se exhiben en el Museo Martello en Key West.

Pero no todo el mundo cree que Black Caesar fuera un sádico. Cliff Gardner, autor del libro para niños Black Caesar, Pirate, cuenta una historia completamente diferente. Su César era un luchador por la libertad haitiano que utilizó la piratería como un medio para liberar a los esclavos africanos que estaban siendo transportados a Estados Unidos.

Gardner, cuya historia está basada en leyendas populares haitianas, planea producir una película sobre Caesar con la estrella de Miami Vice, Phillip Michael Thomas, interpretando al pirata.

AÚN HAY OTRO CUENTO sobre Black Caesar. Éste afirma que Henri Caesar, nacido en 1767, era un esclavo doméstico en la plantación de Arnaut en St. Dominigue (rebautizada como Haití 1804). Para cuando cumplió los 16 años, había crecido demasiado y era demasiado torpe para seguir siendo un sirviente de la casa, y fue desterrado para trabajar en el aserradero.

Durante los siguientes 12 años, César meditó, sus músculos crecieron tan duros por su trabajo como su corazón lo había hecho por la ira con su maestro. Cuando Henri Toussaint dirigió a los esclavos en una revuelta contra los propietarios de las plantaciones francesas en 1794, César ganó la libertad y la venganza.

Mientras sus compañeros esclavos masacraban a la familia Arnaut, César y varios otros ataron a su capataz entre dos tablas. Con una sierra de doble cara, cortaron permanentemente todas las relaciones con su antiguo jefe.

César y algunos seguidores huyeron a la jungla y durante los siguientes nueve años sobrevivieron atacando pueblos y emboscando a las tropas francesas. Finalmente, en 1805, César encontró su destino. Al ver que un barco mercante español estaba en calma en alta mar, él y sus hombres robaron un pequeño bote de pesca, remaron al amparo de la oscuridad y capturaron el barco. César trató bien a la tripulación española hasta que él y sus hombres aprendieron a manejar el barco y luego, uno por uno, los asesinó.

Según la mayoría de las historias, se dijo que ningún hombre o mujer blancos sobrevivió a ser capturado por César. Pero también fue un cobarde. Caesar Le Grand, como le gustaba que lo llamaran, se especializaba en atacar a los débiles e indefensos. En la costa atacó solo pequeñas aldeas y campamentos de pesca en el mar, huyó de cualquier cosa que pudiera disparar.

Al final de la Guerra de 1812, entre Estados Unidos y Gran Bretaña, había tantas cañoneras que Caesar decidió dirigirse a la relativa calma de la costa del Golfo de Florida. Abandonó su guarida en Black Caesar's Creek y organizó una reunión con Gasparilla en Dry Tortuga. En la reunión pidió permiso para unirse a la flota del almirante renegado.

El pirata español, no exactamente impresionado por César ni por su tripulación heterogénea, rechazó cualquier alianza formal. En cambio, sugirió que Black Caesar estableciera su propio campamento en la isla Sanibel, al sur de Captiva, donde Gasparilla y su banda habían establecido su base. Con un campamento pirata establecido en Sanibel, el flanco sur de Gasparilla estaría protegido, ningún enemigo podría atacar su isla desde esa dirección sin que suene una alarma.

Este alojamiento funcionó bien durante un breve período de tiempo. César y su tripulación de haitianos y cubanos se instalaron, pasando sus días en la borrachera y el libertinaje.

Pero un día fueron demasiado lejos, se llevaron a dos de las mujeres rehenes de Gasparilla y mataron a uno de sus guardias en el proceso. Gasparilla, furioso, ordenó al pirata negro ya sus hombres que se fueran de la isla. Caesar Le Grande, superado en personal y armas de fuego, gritó terribles amenazas, pero cargó a su gente a bordo del barco y prendió fuego a su campamento.

Su destino sigue sin estar claro y las historias sobre lo que pudo haber sucedido son numerosas. Tres versiones:

- Navegó hacia el Golfo de México y nunca más se supo de él.

-Fue asesinado por una mujer en un barco que abordó en el Golfo.

--Varios años después de dejar Sanibel aterrizó en la costa de Australia.

El autor Cliff Gardner afirma que vio la lápida de Caesar en el cementerio de Key West a mediados de la década de 1970. También afirma que desapareció después de la publicación de su libro en 1980. Pero los trabajadores del cementerio no recuerdan haber visto una lápida con el nombre de César.

Gardner también afirma que más de $ 18 millones en lingotes de plata están escondidos en o en algún lugar cerca de Black Caesar's Rock.

Mel Fisher, el cazador de tesoros más famoso de Florida, dice que ha escuchado las historias del tesoro pirata, pero nunca ha visto ni una pizca de evidencia de que realmente existió.

Sin embargo, las leyendas perduran. Una de las historias más conocidas habla de John Saunders, un hombre empobrecido de Key West que decidió alrededor de 1890 probar suerte en el cultivo de piñas en Elliott Key.

Después de unos días de labrar la tierra, Saunders desapareció y poco tiempo después reapareció en Key West, el orgulloso propietario del barco Hollyhock, que había adquirido en Cuba. Nadie supo nunca cómo había adquirido el barco o cómo consiguió posteriormente construir una flota de barcos comerciales.

¿Podría ser que Saunders se había topado con el tesoro enterrado de César, como muchos creían? ¿O acaso el tesoro todavía se encuentra en algún lugar de esa pequeña isla cubierta de vegetación en Caesar Creek, tan cerca y, sin embargo, tan lejos de los cientos de navegantes de recreo que navegan por él cada semana?

BLACK CAESAR'S ROCK ES una de las más de 33 islas ubicadas al norte de Cayo Largo que forman parte del Parque Nacional Biscayne.

La zona es un paraíso para los navegantes, con un fondeadero seguro para pescar y bucear en aguas cristalinas.

Unas pocas islas al norte de Caesar Creek se encuentra Boca Chita, identificada por su faro blanco de dos pisos. La isla tiene un puerto protegido para el atraque, una sala con mosquiteros para comer cuando los mosquitos se vuelven demasiado feroces y muchos sitios para acampar entre sus palmeras. Elliott Key, la más grande de las islas, también tiene un campamento, senderos naturales y un centro de visitantes.

En el Biscayne Aqua Center se ofrecen excursiones en barco con fondo de cristal por las islas, excursiones de buceo y esnórquel y paseos en ferry a Elliott Key. El centro está ubicado en Convoy Point en el Parque Nacional Biscayne, al lado de Homestead Bayfront Park. Para obtener información, llame al 247-2400.


La dramática historia de Black Caesar

Para escuchar a algunos decirlo, Black Caesar era un jefe de guerra africano de gran tamaño, inmensa fuerza y ​​aguda inteligencia. Pasó años evadiendo la captura por parte de los traficantes de esclavos, pero de alguna manera lo engañaron para que abordara un barco para obtener un tesoro.

Distraídos por la promesa de riquezas, el cacique y sus hombres no se dieron cuenta de que la tripulación había levantado el ancla. Cuando se dieron cuenta del engaño, el barco estaba lejos de la costa. Los hombres negros fueron sometidos y capturados, y los comerciantes zarparon hacia las Indias Occidentales con la esperanza de vender a sus cautivos como esclavos.

Desafortunadamente, el barco chocó con un huracán frente a la costa de Florida. Para entonces, Black Caesar se había hecho amigo de uno de los miembros de la tripulación blanca que lo liberó en medio del caos de la tormenta. La pareja escapó en una lancha cargada con municiones y suministros. Los dos sobrevivieron al barco y los que quedaron a bordo no.

Usando su lancha, los dos hombres comenzaron a hacerse pasar por marineros de un naufragio, pidiendo ayuda a los barcos que pasaban. Una vez que los barcos se acercaron lo suficiente, la pareja sacó sus armas y robaron a sus posibles rescatadores. Este plan se prolongó durante años, hasta que los dos hombres tuvieron una pelea por una mujer que resultó en un duelo.

Black Caesar mató a su viejo amigo y con el tiempo se enfrentó a más piratas y comenzó a atacar barcos en mar abierto. Cuenta la leyenda que amasó una fortuna, sin mencionar un harén de 100 mujeres y una prisión para hombres a los que esperaba rescatar.

Finalmente, este Black Caesar se unió a la tripulación de otro pirata notable, Blackbeard. Fue capturado después de que Blackbeard muriera a manos del teniente Robert Maynard en 1718. Arrestado y llevado a Williamsburg, Va., Black Caesar fue ahorcado por sus crímenes, poniendo así fin a un relato colorido de la vida de piratas y rsquos.


Motivaciones para la esclavitud

Una cosa que muchos occidentales se preguntan sobre los esclavizadores africanos es por qué estaban dispuestos a vender a su propia gente. ¿Por qué venderían africanos a europeos? La respuesta simple a esta pregunta es que no veían a las personas esclavizadas como "su propia gente". La negritud (como identidad o marca de diferencia) era en ese momento una preocupación de los europeos, no de los africanos. Tampoco había en esta época un sentido colectivo de ser "africano". En otras palabras, los comerciantes africanos de personas esclavizadas no sentían la obligación de proteger a los africanos esclavizados porque no los consideraban iguales.

Entonces, ¿cómo se esclavizó la gente? Algunas personas esclavizadas eran prisioneras, y muchas de ellas pueden haber sido vistas como enemigas o rivales de quienes las vendieron. Otros eran personas que se habían endeudado. Las personas esclavizadas eran diferentes en virtud de su estatus social y económico (lo que podríamos considerar hoy como su clase). Los esclavizadores también secuestraban a personas, pero nuevamente, no había ninguna razón en sus mentes que les hiciera ver a las personas esclavizadas como "suyas".

Un ciclo de autorreplicación

Otra razón por la que los esclavizadores africanos estaban tan dispuestos a vender a sus compañeros africanos era que sentían que no tenían otra opción. A medida que el comercio de personas esclavizadas se intensificó en los años 1600 y 1700, se hizo más difícil no participar en la práctica en algunas regiones de África occidental. La enorme demanda de africanos esclavizados llevó a la formación de unos pocos estados africanos cuya economía y política se centraban en asaltar y comerciar con personas esclavizadas.

Los estados y las facciones políticas que participaron en el comercio obtuvieron acceso a armas de fuego y artículos de lujo que podrían utilizarse para obtener apoyo político. Los Estados y las comunidades que no participan activamente en el comercio de personas esclavizadas se encuentran cada vez más en desventaja. El Reino Mossi es un ejemplo de un estado que resistió el comercio de personas esclavizadas hasta el siglo XIX.


Black Caesar el pirata parte de la notoria historia de Florida

Black Caesar era un hombre muy alto y corpulento de la costa occidental de África.

Se dice que fue un jefe tribal. Pero como muchos africanos de esa época, fue secuestrado y retenido contra su voluntad para venderlo como esclavo.

La historia de Black Caesar obliga a echar un vistazo a las opciones que se les presentaron a los africanos en ese momento de la historia: rendirse a vivir una vida de servidumbre, opresión y miedo, o elegir vivir en libertad a través del robo y el asesinato.

Black Caesar llegó a los Cayos de Florida a principios del siglo XVIII. He and other men from his tribe were captured and taken captive by the captain of a ship known for transporting slaves. Black Caesar became his prisoner and was kept under lock and key.

He befriended a crew member while being held on the ship as a slave. This friend would often sneak below to bring him food and water. But when a storm caused the ship to begin to sink, Black Caesar’s friend unlocked his makeshift prison and freed him.

Together, the two snuck onto a dingy and were the lone survivors of the shipwreck.
With the taste of freedom on his lips Black Caesar and his first mate made it ashore, it is said that they landed on what is now called Caesar’s Rock.

It is during this time that Black Caesar made a name for himself and assured that his life’s tale would become legend.

Together, Black Caesar and his counterpart would lure passing ships into the keys by appearing to be in distress. When the unsuspecting ships would try to assist, Black Caesar and his mate would rob the ship and everyone on board of all their possessions.

They took everything, including the women. Due in part to his temper, he and his longtime friend got into an argument about a woman they seized from a ship and Caesar killed him. As the story goes Black Caesar had a harem of more than 100 women.

Black Caesar continued his life of piracy between Elliot and Old Rhodes Key for almost a decade until finally joining forces with the well known pirate Blackbeard.

Seeing how great a pirate Caesar was, Blackbeard did not kill him or keep him as a slave but made him a part of his gang.

In 1718 Blackbeard and his crew were surrounded by U.S. Army Lt. Robert Maynard.

All of the crew including Blackbeard were killed except Caesar, who made a final attempt to blow up the ship but was captured beforehand.

He was hung in Virginia in 1718.

While many look at Black Caesar as a thief and heartless individual who would kill anyone in a heartbeat. His options during those days included living as a free man while lying, stealing and killing to survive, or living an oppressed life as a poor slave with no identity and no choice.

Black Caesar and countless others had the drive and determination to survive and overcome obstacles by any means necessary.


Contenido

Edición de fondo

The African Slave Trade, and all manner of dealing and trading in the Purchase, Sale, Barter, or Transfer of Slaves, or of Persons intended to be sold, transferred, used, or dealt with as Slaves, practised or carried on, in, at, to or from any Part of the Coast or Countries of Africa, shall be, and the same is hereby utterly abolished, prohibited, and declared to be unlawful.

Under this Act if a ship was caught with slaves there was a fine of £100 per enslaved person. This fine was usually paid by the ship's captain. [2]

In order to enforce this, two ships were dispatched to the African coast, their primary mission was to prevent British subjects from slave trading, and also to disrupt the slave trades of the UK's enemies during the Napoleonic Wars.

Diplomacy Edit

The original 1807 Act only allowed for British ships to be searched and applied only to British subjects. The slave trade on the African coast therefore continued, though without, at least on a legal basis the presence of British slavers. However, in 1810, under considerable diplomatic pressure, a convention with Portugal was signed widening the mandate of the Royal Navy. [3] [4] In 1815, Portugal strengthened their anti-slavery legislation by abolishing all trade north of the equator, allowing the Royal Navy a much freer hand. With the conclusion of the Napoleonic Wars, Britain obtained treaties with several other powers including France, which abolished its trade entirely in 1815 (but did not commit to right of search), and Spain, which agreed to cease trade north of the equator in 1818, and south of the equator by 1820. [5] [6] A clause was also inserted into the Congress of Vienna which called for the eventual abolition of the trade by all signatories. In 1826, Brazil signed an agreement similar to that of Portugal, and ceased trade north of the equator.

The UK's slave trade suppression efforts attempted to remain within the primitive international laws of the time: slavers had to be tried in courts. British vessels were taken to Vice admiralty courts, and those of foreign states which had treaties with the UK were taken to Courts of Mixed Commission. Mixed Commission Courts had representation from both the UK and the other nation in question, to ensure a fair trial. Many were established at key points along the coast of Africa and its islands. However the reluctance of other powers greatly curtailed the ability of the courts to operate sometimes the foreign representation would never arrive, or arrive exceptionally late. The Brazilian ambassador, in spite of the court opening in 1826, did not arrive until 1828, and he reversed all judgements carried out in his absence upon his arrival. [7]

In addition to the issues with Mixed Commission Courts, the Navy's mandate to police the trade was also found to be lacking and built on a series of complicated and often weak diplomatic treaties between other states. The agreements were signed reluctantly and therefore very weak in practice. [8] When policing foreign vessels, there had to be slaves on board at the time of seizure for the accused slaver to be convicted. Unlike in Britain's 1807 act, there was no equipment clause, meaning that slave ships carrying what was obviously equipment for transporting slaves, but without slaves on board at the time of search, could not be seized. This major flaw, which greatly curtailed the Navy's efforts, and caused some naval officers to fall foul of the law, was not rectified until the 1830s. Frustrated with the lack of progress, in 1839 the British government subjected Portuguese vessels to British jurisdiction, and did the same to Brazilian vessels in 1845. This was an unprecedented step which subjected foreign vessels to the much more stringent British law, and much stricter penalties for slave trading.

However, some nations, such as the United States, resisted British coercion. The US believed strongly in freedom of the seas and, on several occasions, refused to allow the Royal Navy right of search. Knowing that many slavers would fly false US flags to avoid being boarded, some slavers were even registered in southern US states. This caused several diplomatic incidents as frustrated officers would often board ships with US flags, directly contravening their orders, to capture slavers. In the US Congress there was fierce opposition to this, with John Forsyth stating in 1841 that “the persistence” of British cruisers was “unwarranted,” “destructive to private interests” and “[would] inevitably destroy the harmony of the two countries.” [9] In 1842 there was a thaw in diplomatic relations and the US allowed visitation to US vessels, but only if a US officer was also present. [10]

With the beginning of the 1850s Portugal had completely ceased slave trading (1836) and Spain had all but ceased, but Cuba was still an active slave port. Brazil continued to defy British intervention, and the Brazilian trade was not extinguished until 1852 when Palmerston began using force under the Pax Britannica doctrine.

West Africa Squadron Edit

The British Royal Navy commissioned the West Africa Squadron in 1807, and the United States Navy did so as well in 1842. The squadron had the duty to protect Africa from slave traders, this squadron effectively aided in ending the transatlantic slave trade. In addition to the West Africa Squadron, the Africa Squadron had the same duties to perform. However, they faced a problem with finding enough sailors for the coastline of Africa. The Liberian coastal Kru people were hired as these sailors, which allowed the West African Squadron to patrol the coast of Africa effectively. Following the 1807 Act, two ships had been dispatched to the African Coast for anti-Slavery patrol.

By 1818 the squadron had grown to six ships with a naval station established in 1819 at what is now Freetown and a supply base at Ascension Island, later moved to Cape Town in 1832.

The resources were further increased in the middle of the 19th century there were around 25 vessels and 2,000 personnel with a further 1,000 local sailors. [11] Between 1808 and 1860 the West Africa Squadron captured 1,600 slave ships and freed 150,000 Africans. [12]

The end of the trade Edit

In spite of the Britain's best efforts to pursue suppression through diplomatic means the trade persisted. Public opinion was beginning to turn against the anti-slavery efforts due to their huge costs, the diplomatic repercussions they caused and the damage caused to other trade. [13] Opposition in the Commons emerged from anti-coercionists, who were opposed to the use of British coercion of other nations and prolonged military action against slavers. The anti-coercionists were a mixed group of free trade activists and anti-slavery advocates who saw the only way to end the trade was to establish a legitimate commerce with Africa. Their leader, Thomas Fowell Buxton, advocated a renewed naval effort until legitimate commerce could be established. In 1839 he published The African Slave Trade and its Remedy which contained a top-to-bottom critique of the British efforts thus far. The work was highly influential and gave Buxton a leading role in the planning of the Niger expedition of 1841, to attempt to establish trading posts along the Niger River to create an alternative to slave trading. Although the plan had offered a long term solution to the slave trade, unfortunately the expedition ended in abject failure with many of the Europeans falling ill. In 1845 Buxton died with his ambitions unfulfilled.

From 1845 the anti-coercionist cause became much more radical and much less concerned with the plight of Africans, this "new generation" of anti-coercionists did not include the abolitionists. Free trade advocates such as William Hutt were vehemently opposed to naval actions and argued the trade would eventually die naturally and the UK's interference was unwarranted. Such was their influence there was even a motion in the Commons to end all naval activity, which came dangerously close to ending the West Africa Squadron and also the career of the prime minister John Russell who threatened resignation should the motion be carried. [14]

To prevent a repeat of this, swift action was taken. Brazil was still one of the largest slave trading nations and continued to defy British diplomatic calls to cease trading. In 1846 Palmerston returned as foreign secretary and in 1850 permitted Royal Naval vessels to enter Brazilian waters in order to blockade slavers on both sides of the Atlantic. By 1852 the Brazilian trade could be said to be extinct. [15] “For Palmerston … the naval campaign on the coast of Brazil had brought the long drawn-out saga of the Brazilian slave trade to a resolution within twelve months.” [dieciséis]

The many years of British pressure on the United States to join vigorously in fighting the Atlantic slave trade had been neutralised by the southern states. However with the onset of the US Civil War, the Lincoln administration became eager to sign up, humanitarian and military objectives combined. To the North, Anti-Slavery was an important military tool with which to harm the Confederate economy. It also won praise, sympathy and support on the international stage, and dampened international support for the Southern States who vehemently defended their right to keep slaves. In the Lyons–Seward Treaty of 1862, the United States gave the UK full authority to crack down on the trans-Atlantic slave trade when carried on by US ships. [17] With the end of hostilities the UK and the US would continue cooperating, and in 1867 Cuba under much pressure from the two nations gave up its trade.

The United States Constitution of 1787 had protected the importation of slaves for twenty years. The Pennsylvania Abolition Society held its first meeting at the temporary Capital, Philadelphia, Pennsylvania, in 1794. On 7 April 1798, the fifth Congress passed an Act that imposed a three-hundred dollars per slave penalty on persons convicted of performing the illegal importation of slaves. It was an indication of the type of behaviour and course of events soon to become commonplace in the Congress.

On Thursday, 12 December 1805, in the ninth Congress, Senator Stephen Roe Bradley of the State of Vermont gave notice that he should, on Monday next, move for leave to bring in a bill to prohibit the importation of certain persons therein described "into any port or place within the jurisdiction of the United States, from and after the first day of January," which will be "in the year of our Lord 1808." His words would be repeated many times by the legislators in the ninth Congress. los certain persons were described as being slaves on Monday, 16 December 1805.

Wary of offending the slaveholders to the least degree, the Senate amended the proposed Senatorial Act, then passed it to the House of Representatives where it was meticulously scrutinised. Ever mindful of not inciting the wrath of slaveholders, members of the House produced a bill which would explain the Senatorial Act. The two measures were bound together, with the House bill being called H R 77 and the Senate Act being called An Act to prohibit the importation of slaves into any port or place within the jurisdiction of the United States, from and after the first day of January, in the year of our Lord, 1808. The bond measure also regulated the coastwise slave trade. The bond measure was placed before President Thomas Jefferson on 2 March 1807 for his approbation.

The 1807 Act of Congress was modified and supplemented by the Fifteenth Congress. The importation of slaves into the United States was called "piracy" by an Act of Congress that punctuated the era of good feeling in 1819. Any citizen of the United States found guilty of such "piracy" might be given the death penalty. The role of the Navy was expanded to include patrols off the coasts of Cuba and South America. The naval activities in the western Atlantic bore the name of The African Slave Trade Patrol of 1820–61. los blockade of Africa was still being performed in the eastern Atlantic at the same time.

Africa Squadron operations Edit

American naval officer Matthew Calbraith Perry was the executive officer aboard Cyane in 1819, which had escorted the Elizabeth, whose passengers included former slaves moving from the United States to Africa. President James Monroe had the Secretary of the Navy order the American vessel to convoy the Elizabeth to Africa with the first contingent of freed slaves that the American Colonization Society was resettling there. Of the 86 black emigrants sailing on the Elizabeth, only about one-third were men the rest were women and children. In 1821, Perry commanded Shark in the Africa Squadron. Caimán under the command of Lieutenant Robert F. Stockton was also in the African Squadron in 1821 and captured several slavers. Lieutenant Stockton also convinced the local African chief to relinquish land around Cape Mesurado about which Liberia grew. Stockton became the commander of the US Navy's first screw-propelled steamer, the Princeton, in 1843.

On 26 and 27 November 1842, aboard the Somers in the African Squadron, commander Alexander Slidell Mackenzie ordered the arrest of three crewmen who were plotting to take control of the ship. The three crewmen were convicted they were hanged on 1 December. This is the only occurrence of Maritime Mutiny at Law in the history of the United States Navy. [ cita necesaria ]

Commodore Perry was placed in command of the African Squadron in 1843. Ships which captured slavers while deployed with the African Squadron include Yorktown, Constelación, and the second Constelación, which captured Cora on 26 September 1860, with 705 Africans on board. El primero San Jacinto captured the brig Storm King on 8 August 1860, off the mouth of the Congo River, with 616 Africans on board. In her final act, Constitución captured H.N. Gambrill in 1853.

The Navy attempted to intercept slave ships from 1808 (or 1809) to 1866. A small number of ships were intercepted some of those ships were carrying Africans destined to be sold into slavery, while other suspected ships which had none on board were captured and escorted away from the coast of Africa.

Black Ivory Edit

The Louisiana Purchase in 1803 created a great demand for more slaves to work in the vast new area. Jean Lafitte was a pirate who brought many slaves to the United States and sold them through an organised system established at New Orleans that included many merchants from the vicinity. After he helped Andrew Jackson during the War of 1812, President James Madison issued a proclamation early in 1815 granting him and his men pardons for their misdeeds.

The United States Navy's Africa Squadron, Brazil Squadron, and Home Squadron were assigned the task of intercepting the ships which were bringing Africans across the Atlantic Ocean to the slave markets where black ivory found numerous customers. Since the War for Independence had been costly, no American warships were constructed between 1783 and 1795. The Navy Department was created on 30 April 1798, four years after President George Washington had communicated with Congress and expressed his alarm at the outrageous behaviour of Algeria. On 27 March 1794, following communication with President Washington, Congress authorised the purchase or construction of six frigates. These ships included the first Constelación, launched 7 September 1797 and Constitución, a ship that would be briefly employed in the African Squadron. Few new ships were built in the United States after 1801 until Guerriere was launched on 20 June 1814. It proved to be an effective warship in the War with the Barbary Pirates in 1815.

In its early efforts to enforce the law, the Navy used the ports of Charleston, SC and Savannah, GA from 1808 or 1809 to 1812 as home ports for several ships patrolling the Atlantic ocean in that area however, USS Chesapeake sailed off the west coast of Africa early in 1813. The Navy created the African Squadron for the purpose of intercepting ships with "black ivory" on board however, very few ships were operating together at any one time, which meant that the "blockade of Africa" was ineffective. More important tasks such as the War of 1812, the ongoing troubles with the Barbary Pirates, the extermination of the pirates in the West Indies from 1819 to 1827, the protection of American shipping in the Pacific Ocean off the coast of Peru in the 1830s, the War with Mexico in the 1840s, the voyages to Japan in the 1850s, and transporting of diplomats to other nations left little capability available for use in the African Squadron. Nevertheless, some noteworthy events involving ships while they were assigned to the African Squadron did occur.


Ver el vídeo: Peores Tiranos de la Historia que Deberías Conocer. (Junio 2022).